La industria nacional advirtió que el principal mercado para las exportaciones manufactureras mexicanas, Estados Unidos (EU), difícilmente actuará como factor de impulso este año, por lo que la economía interna podrá reactivarse sólo con un mejor ejercicio del gasto y si se direcciona en compras al sector productivo.

Concentrar el trabajo de políticas públicas internas que fortalezcan la economía mexicana no debe estar a discusión, ya que esperar un impulso del crecimiento de la economía de EU podría retrasarse más allá del 2016, sentenció el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En documentos separados, los organismos privados instaron a las autoridades federales a no descuidar el entorno internacional, no obstante, el mayor esfuerzo deberá estar sustentado en aplicar acciones que impulsen la inversión y el empleo.

Debemos inducir una reanimación ordenada de la actividad económica, particularmente del sector industrial mexicano, pues su contraparte estadounidense acumula tres contracciones consecutivas en sus niveles de producción, y en el corto plazo, la fortaleza del dólar seguirá afectando su desempeño y competitividad , dijo Manuel Herrera, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Algunas estrategias para reforzar la economía nacional ante los vaivenes internacionales son la consolidación de un ambiente estable y propicio para la inversión y la operación de los negocios; que los gobiernos estatales y municipales se comprometan a liquidar adeudos a proveedores; destinar 35% de las compras y obras públicas en favor de las pequeñas y medianas empresas; y el impulso a la competitividad y productividad de los sectores que integran la planta productiva.

Sin acudir a sobregiros en el gasto público, subsidios para la actividad industrial o instrumentos proteccionistas, es posible dar un impulso al sector fabril mexicano, aprovechando las partidas presupuestales que a escala federal, estatal y municipal se destinarán a la compra de bienes y servicios, así como a proyectos de inversión pública , refirió.

Aunque a decir del organismo privado, consolidar el mercado interno requiere de esfuerzos importantes, entre los que sobresale el Estado de Derecho, a fin de que no sea un impedimento para elevar la confianza que detone una mayor inversión productiva.

Mientras el país se encuentre inmerso en un ambiente de elevada corrupción, impunidad, altos niveles de inseguridad, pobreza y desigualdad, la confianza empresarial y de los consumidores seguirá debilitada , consideró el CEESP. El Estado de Derecho debe ser considerado como un factor fundamental del crecimiento económico de nuestro país, explicó.

[email protected]