La industria de azulejos y recubrimientos porcelánicos prevé una caída de entre 2.0 y 4.0% para 2020, derivado de la contracción en la industria de la construcción.

“No es un secreto que con el cambio de sexenio haya un menor dinamismo de la economía y eso repercute en los cerámicos y porcelánicos”, argumentó el presidente del Consejo Cerámico de Norteamérica, Fernando Lozano.

Refirió que años anteriores han visto un crecimiento hasta de doble dígito, sin embargo, el próximo año podría ir a la baja.

El representante del capítulo México de la organización dijo que este año se tendrá un crecimiento de 1.0 por ciento en términos de volumen y de 4.0% en relación con el valor, pero este sector productivo muestra un desfase de seis a 12 meses respecto a los materiales para revestir las construcciones ya en fase final.

Subrayó que ese panorama negativo obedece al registro de una caída de entre 2.0 y 4.0% del Producto Interno Bruto (PIB) de la construcción.

Por esa razón, indicó, “hay una preocupación de que al cierre del año vamos a finalizar bien y luego habrá un crecimiento negativo en 2020”.

Ante ello, refirió que esta industria busca alianzas con sus contrapartes de Italia y España para llevar a empresas mexicanas a exponer sus productos en ferias y exposiciones en dichos países y tratar de incursionar en aquellos mercados.

“Estamos haciendo asociaciones con diferentes organizaciones para participar en ferias del sector en Italia, Brasil y España y, de esta manera, impulsar que la industria nacional pueda incursionar en el mercado de Europa”.

El presidente del Consejo Cerámico de Norteamérica Capítulo México (TCNA, por sus siglas en inglés) recordó que el sector está integrado por más de 200 empresas, con un valor de 23,000 millones de pesos, y este año podría alcanzar hasta 150 millones de dólares por exportaciones.

De ese total, refirió, 70% es destinado a Estados Unidos y el 30% a mercados de Centro y Sudamérica con Panamá, Costa Rica, Honduras Chile, Perú y Colombia.

Comentó que en los dos últimos años se ha invertido 500 millones de dólares en las diferentes plantas del sector y eso ha permitido incorporar nuevas tecnologías que afianzan a México entre los 10 principales productores y exportadores de azulejos a nivel mundial.

Se estima que esta industria genera 15,000 empleos directos, sin contar los relacionados con la extracción de materia, la instalación, el canal de distribución y la importación.