La industria nacional de autopartes cerró el 2012 con cifras récord, al lograr una producción cercana a los 75,000 millones de dólares, que la posiciona en un envidiable sexto lugar a nivel internacional, por arriba de Brasil, y que pisa los talones de Corea del Sur.

México se mantiene como el quinto exportador de autopartes a nivel mundial, por debajo de China, Estados Unidos, Japón y el top de la lista que es Alemania, reportó Oscar Albin, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

Durante el año pasado, el stock de empleos de la industria volvió a su nivel de 600,000 plazas, luego de sufrir un duro golpe durante la crisis económica internacional del 2008-2009, fecha en la que apenas empleó a 350,000 trabajadores, luego de que este rubro crea de siete a ocho fuentes laborales por una que se genera en la industria armadora de vehículos, precisó.

Así, al mes de agosto del 2012, los empresarios de autopartes lograron la generación de 572,520 empleos, definió el dirigente del sector.

Al presentar la Expo INA, que se llevará a cabo en abril próximo, evento que reúne a los fabricantes del ramo como Federal-Mogul, Kuo, LTH y Affinia, entre otros, con el fin de aprovechar las grandes inversiones realizadas en México en los últimos años, Albín precisó que el comercio de autopartes con EU se duplicó entre el 2010 y el 2011, al totalizar 21.8 billones de dólares.

Esto significa que la balanza comercial entre México y EU fue superavitaria, tendencia que se mantuvo a lo largo del 2012, y aunque la cifra aún no se da a conocer, es un hecho que la presencia de nuestro país en el mundo sigue en auge, aseveró.

El principal mercado de las exportaciones mexicanas de autopartes es Estados Unidos, con 90% de la producción, y Canadá con 4%, el resto se dirige a Brasil, Alemania, Japón, China, Australia, Colombia, entre otros.

SOBREPASAN DINÁMICA DEL PIB

Durante el 2011, el Producto Interno Bruto (PIB) del sector automotor creció cuatro veces más que el PIB nacional (16.9 contra 3.9%), recordó el Presidente del sector, por lo cual México es atractivo a más inversiones, tras la llegada de Mazda, Honda y Nissan.

No obstante, Oscar Albin puso en tela de juicio el nivel educativo en México a nivel ingeniería, lo que podría poner en riesgo las inversiones, ya que a pesar de ser mucha la población universitaria, es pobre la calidad especializada para la industria automotriz.

Para ello, agregó que se trabaja con el gobierno de Enrique Peña para definir esquemas de mejora de conocimientos e implementar planes de estudio acordes a la demanda de la producción de la industria.

[email protected]