Con el reto de mayor contenido regional en las reglas de origen, la industria automotriz está preparada para hacer frente a los nuevos requerimientos del Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC), aun cuando se está inmerso en una coyuntura mundial compleja, consideraron los dirigentes de las asociaciones de productores de vehículos ligeros, pesados y de autopartes nacionales.

“Las nuevas reglas de origen que obligan a las fabricantes de automóviles y tractocamiones, y a nosotros mismos (partes y componentes) a incrementar nuestro contenido, traerá como consecuencia un arribo de autopartistas a la región de Norteamérica por parte de Europa y de Asia, y un incremento en los negocios proporcionalmente en los tres países”, aseveró Óscar Albin, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA).

Durante el webinar con medios de comunicación por la entrada en vigor del T-MEC, Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), mencionó que se “requerirá de mucho esfuerzo para cumplir el Valor de Contenido Laboral, y contenidos de acero y aluminio, pero nuestra industria (de pesados) cumplirá, sin tener que aplicar a los regímenes de transición alternativa. Además pone el piso parejo de cumplir las reglamentaciones uniformes de manera homogénea”.

Al respecto, Fausto Cuevas, director de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), refirió que los cambios en materia de reglas de origen para los vehículos ligeros no son menores, pues el cumplimiento de valor de contenido regional, ahora son 4 requisitos los que hay cumplir para que sea considerado como originario. Así que con el inicio del T-MEC se abre un espacio de 6 meses para que la industria recurra a una transición en el cumplimiento de las reglas, con una flexibilidad.

“Enfrentamos el momento actual, con el arranque del T-MEC una coyuntura muy complicada, compleja. La economía mundial enfrenta descenso y la economía nacional con tendencias a la baja y nos ha colocado con un mercado interno con una caída de 41% por ciento. Es un escenario complicado, el T-MEC es un reo y estamos dispuesto a subirnos obviamente, el lugar de liderazgo como industria debemos conservarlo y debemos seguir… pero implica medidas de política pública interna”, estableció el representante de las armadoras de vehículos ligeros. 

 El presidente de la INA resaltó que la industria automotriz, junto con el sector agropecuario, fueron de los grandes ganadores del ya extinto TLCAN en su momento, y ahora lo seguiremos siendo en el T-MEC, “no veo ningún problema, tenemos las condiciones, porque en la industria automotriz no puede cambiar de la noche a la mañana”.