El Indicador IMEF Manufacturero disminuyó en febrero 0.3 puntos para ubicarse en 49.1 unidades, con lo cual se mantuvo en zona de contracción por 21 meses consecutivos.

Para su medición, el Indicador IMEF varía en un intervalo de 0 a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50) de la actividad económica.

En tanto, el Indicador IMEF No Manufacturero registró un aumento en febrero de 1.1 puntos para cerrar en 49.4 unidades y ubicarse en zona de contracción por treceavo mes consecutivo.

“Los resultados del Indicador IMEF de febrero sugieren que durante el segundo mes del año se mantuvo la atonía en la actividad económica”, dijo el IMEF en su reporte mensual.

Por una parte, la serie ajustada por estacionalidad del Indicador manufacturero tuvo una revisión a la baja de manera que el sector en su conjunto siguió en zona de contracción, mientras el Indicador ajustado por tamaño de empresa permaneció en zona de expansión.

En contraste, el sector no manufacturero registró una mejoría, pero permaneció en zona de contracción. A su interior, destaca el aumento de los subíndices Nuevos Pedidos y Producción, que cerraron ligeramente por encima y sobre el umbral de los 50 puntos, respectivamente.

“Estos datos son congruentes con una reactivación frágil y titubeante, pero sugieren una disminución durante febrero de los efectos económicos adversos sobre los servicios y el comercio asociados a las restricciones a la movilidad”, añadió el IMEF.

Si bien los pronósticos de crecimiento económico de México para el presente año han venido mejorando, impulsados sobre todo por las mejores perspectivas económicas para Estados Unidos, los indicadores de enero muestran que la actividad económica comienza el año con dificultades.

roberto.morales@eleconomista.mx