Petróleos Mexicanos (Pemex) ha denunciado 5,176 tomas clandestinas a sus ductos de enero a abril, lo que implica un incremento anual de 49% en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Tan sólo en el cuarto mes del año, Pemex reportó 1,485 ilícitos, lo que implica que prácticamente se duplicaron las tomas clandestinas en comparación con abril del 2017, cuando reportó 763 ilícitos.

Las perforaciones sólo de los primeros cuatro meses del año rebasan en 398 ilícitos a las perpetradas en todo el 2014 y representan nada menos que 92% de todas las tomas clandestinas de los 12 meses del 2015 y 75% de las reportadas durante todo el 2016. En lo que va del año, la dirección general de Pemex ha sostenido distintos encuentros de planeación estratégica para disminuir el robo de combustibles con autoridades estatales, tal como lo informó recientemente en junio con el gobierno de Hidalgo, en mayo con representantes de Guanajuato y Tlaxcala en abril con el gobierno estatal de Puebla, previamente ya se había realizado una reunión para definir rutas de acción con el gobierno de Guanajuato, en febrero. En dichos encuentros se han establecido grupos coordinados de acción en los que además de Petróleos Mexicanos, participan la Secretaría de la Defensa, la SHCP, la PGR, Policía Federal, Profeco, así como los gobiernos estatales y municipales.

Entidades con mayor riesgo

A pesar de que el denominado Grupo de Coordinación Puebla Segura —en el que participan Pemex, la Procuraduría General de la República, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Policía Federal, así como el gobierno estatal, sus instancias de seguridad y las de los municipios— aseguró que en un año se realizaron 2,002 operativos en el estado con un saldo de 3,138 vehículos asegurados, 781 personas remitidas a las autoridades, 1,334 tomas clandestinas inhabilitadas y más de 6 millones de litros de combustible decomisados, el robo de combustible en la entidad durante abril llegó a 801 ilícitos, con un incremento anual de 73 por ciento.

La segunda entidad con mayor número de tomas clandestinas en los primeros cuatro meses del año fue Hidalgo, con 606 tomas que implican un incremento de 116 por ciento. La semana pasada, el director general de Pemex, Carlos Treviño Medina, y el gobernador del estado, Omar Fayad, firmaron un memorándum de entendimiento para fortalecer las actividades de la industria petrolera en el estado y combatir de manera conjunta al crimen organizado.

Guanajuato, donde también se anunció una estrategia de combate, lleva 563 ilícitos, que son 14% menos que los reportados en los primeros cuatro meses del año pasado, y finalmente Veracruz, con 551 perforaciones, que son 33% más que en 2017, sigue en la lista con mayor número de ilícitos durante los primeros cuatro meses del año.

[email protected]