El freno del mercado laboral empieza a sentirse en las oficinas de contratación de recursos humanos, “las vacantes que teníamos permanentemente han empezado a disminuir, y ello tiene que ver con que estamos viviendo un año electoral muy complicado”, afirma Arleth Leal Metlich, director asociado de la compañía de recursos humanos Red Ring.

En entrevista con El Economista explica que si bien los candidatos tardaban, en promedio, para colocarse entre 3 y 4 meses, ahora las posiciones se están ocupando en periodos más largos, pues “se pueden llevar más de seis meses, sobre todo en los puestos ubicados en mandos medios y altos”.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el primer trimestre del año la mayoría de las personas lograban colocarse en un periodo menor a un mes, así el 47.5% encontraba un puesto de trabajo; mientras quienes utilizaban de uno a 3 meses fueron al rededor de 570,000 personas, que representan 33 por ciento.

En ese sentido, Leal Metlich comentó que “el dinamismo del empleo dan los puestos operativos, las compañías no pueden dejar de contratar a personas para seguir adelante en los proyectos que ya tenían iniciados al principio del año; pero, para los meses de mayo, junio y julio, se mantendrán estancadas por la incertidumbre que hay en el país”.

La especialista en materia de empleo, comentó que son diversos los factores que los empleadores han expresado como hechos que impactan las contrataciones, “el interno se refiere a las elecciones, las compañías no tienen claro si mantendrán sus inversiones o las ampliaran; los trabajadores a su vez, no saben si mantendrán su empleo”, indicó.