El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, calificó de inapropiadas las amenazas de acciones comerciales en represalia por parte de funcionarios canadienses y aseguró que no influirán en la decisión final sobre aranceles de importación estadounidenses sobre madera de coníferas canadienses.

Seguimos pensando que un acuerdo negociado es de interés de todas las partes y estamos preparados para trabajar para ese fin , dijo Ross en un comunicado emitido por el Departamento de Comercio.

El viernes el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dijo que su gobierno estudiaría si impediría o no que empresas estadounidenses transporten vía marítima carbón termal desde puertos en la provincia de Columbia Británica, en el Pacífico, en respuesta a los aranceles sobre la madera.

En una carta a la gobernadora de British Columbia, Christy Clark, Trudeau indicó que sus funcionarios están considerando cuidadosa y seriamente una prohibición federal a los envíos de carbón térmico a través de los puertos de la provincia, como ella propuso.

Canadá también está considerando imponer aranceles sobre exportaciones desde el estado de Oregon, como vino, pisos y madera contrachapada, dijo a Reuters una fuente familiarizada con el asunto.

Las relaciones comerciales entre Estados Unidos y Canadá, su segundo socio comercial más importante, han empeorado desde que el Departamento de Comercio impuso a fines de abril aranceles preliminares antisubsidios cercanos a 20% sobre importaciones de madera de conífera canadiense.

Ross declaró en su comunicado del sábado que la decisión del Departamento de Comercio se basó en los hechos presentados, no en consideraciones políticas .

Las amenazas de acciones de represalia son inapropiadas y no influirán en determinación final alguna , agregó Ross.

La semana pasada, Ross criticó que el déficit comercial con México y Canadá creció a una tasa alarmante. Estados Unidos no puede sostener por más tiempo este abultado déficit comercial con nuestros socios comerciales más cercanos , acotó. La Administración de Trump está comprometida a rebalancear nuestras relaciones comerciales para proteger a los trabajadores americanos y los negocios de esas relaciones desequilibradas , abundó Ross.

En marzo del 2017, el superávit del comercio de México con Estados Unidos subió 30.11% anual a 7,033 millones de dólares, siendo el de mayor monto en 112 meses.

Dicho superávit sólo es inferior al dato de noviembre del 2007, periodo cuando sumó 7,229 millones de dólares.