La implementación de la política industrial 4.0 es el mejor antídoto con el que cuenta la próxima administración para enfrentar la postura proteccionista del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el futuro incierto del TLCAN, afirmó Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Al presentar su propuesta de una política industrial basada en innovación y tecnología, el líder del sector productivo nacional aseguró que el próximo gobierno podría duplicar el crecimiento económico logrado hasta el momento (de 2.5 a 5% anual), lo que permitiría aumentar la inversión a 35% del PIB, reducir la pobreza a 12 millones de personas y una diversificación de mercados internacionales.

La propuesta de los industriales Hacia una Industria del Futuro plantea no sólo hacer política comercial sino desarrollar cadenas productivas, asociaciones públicas privadas e infraestructura.

José Luis de la Cruz, director del Centro de Estudios Económicos Industriales de Concamin, comentó que la dependencia responsable de la política industrial sería la Secretaría de Economía, con el enfoque de abandonar la obsesión por la estabilidad macroeconómica y pasar a la obsesión del crecimiento económico a partir de la inversión productiva.

Los empresarios lamentaron que en el pasado se haya considerado oneroso e incorrecto instrumentar una política industrial, con lo cual se generó un costo social, económico y de rezago tecnológico.

El presidente de la Concamin recordó a los candidatos a la Presidencia de México la importancia de instrumentar una política industrial, como lo hicieron China, Corea del Sur, Alemania, Japón, Singapur y Taiwán, que les permita ahora crecer a doble dígito.

Para la Concamin, el desarrollo industrial es la vía para crear empleo y crecimiento, actualmente la industria genera más de 40% del empleo formal.

[email protected]