La importación de vehículos pesados “chatarra” se incrementó 15.7% durante los primeros 10 meses del 2021 en nuestro país, comparado con el año previo, al sumar 9,153 unidades, que se convierten en competencia desleal para la manufactura mexicana.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), la cifra acumulada es la más alta registrada desde el año 2014 y la tercera desde el 2009.

“De enero a octubre del presente año, ingresaron 9,153 unidades chatarras que comparadas con las 7,913 importadas durante el mismo periodo del 2020, significan un crecimiento 15.7%, haciendo el 2021 como uno de los años con mayor importación”, reprobó Miguel Elizalde, presidente de la ANPACT.

Dijo que la importación desmedida de vehículos chatarra se genera, entre otros factores, porque muchos de estos vehículos ya no cumplen con los estándares para circular en Estados Unidos.

El presidente de ANPACT precisó que el crecimiento de 15.7% registrado hasta el mes de octubre, representa un incremento muy considerable si se compara con los años previos. 

Esta cifra ha crecido casi tres veces en comparación del periodo 2019 a 2020, en la que alcanzó un incremento del 4.2 %. De esta forma se puede concluir que la importación de vehículos chatarra se ha incrementado recientemente.

Mencionó que las unidades son desechados en ese país por los riesgos que generan en términos de seguridad vial e impacto al medio ambiente. 

No obstante, son importados al país, sin cumplir los estándares de seguridad, ni las condiciones físicos-mecánicas necesarias para ofrecer una opción de movilidad segura, suficiente, eficiente y no contaminante.

“Es necesario tener en México un sistema normativo y de supervisión robusto que se cumpla, para que no circulen vehículos de desecho de otros países,” pugnó el líder de los camiones.

Con 14 asociados (Dina, Freightliner, Hino, International, Isuzu, Kenworth, Mack, MAN, Mercedes-Benz, Scania, Volkswagen, Volvo, Cummins y Detroit Diesel), 10 plantas manufactureras de vehículos y 2 plantas de remanufactura de motores en 8 entidades de la República, la industria automotriz mexicana de vehículos pesados, se coloca como la exportadora número uno de tractocamiones a nivel mundial, cuarta productora y exportadora de vehículos de carga y décima productora de autobuses.