El panorama económico para el 2020 será “más próspero y pujante” comparado con el 2019, apostó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), al estimar un crecimiento de 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB) contra 0.4 y 0.6% de este año; así como mayor margen en el  gasto.

En víspera de que se presente el proyecto del presupuesto federal del 2020, Carlos Salazar, presidente del CCE, expresó: “No esperamos ningún cambio fiscal, el presidente (Andrés Manuel López) lo ha dicho en reiteradas ocasiones: ningún impuesto nuevo, creo que es muy positivo y es un mensaje que abona a la certeza”, en medio de la incertidumbre internacional.

En conferencia de prensa, agregó: “Estamos esperando un presupuesto bajo las mismas bases con las que se diseñó en el 2019. Creemos que puede haber un pequeño margen de maniobra en la búsqueda del superávit primario. Crecer el gasto público un poco”. Manifestó que el supuesto del sector privado es llegar a una relación de 45.1% de deuda con respecto a PIB al final del 2019, y que si quisiéramos mantener en el mismo nivel nos deja un poco de margen para crecer el gasto público del año 2020.

Carlos Hurtado, presidente del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, mencionó que se espera una mayor proporción de gasto en la última parte del año frente a la primera, “todavía hay oportunidad de que haya un sobrecumplimiento de las metas este año y, por tanto, deuda pública”, para que el año que entra tengamos este mayor margen de maniobra. Así que se espera un plan que sea fiscalmente responsable.

En su oportunidad, Luis Niño, presidente de la Asociación de Bancos de México, dijo que sectores como la generación de energía, gas, construcción, maquinaria y equipo, así como el consumo, serán detonantes de la actividad económica en el 2020.

Reconoció que algunas áreas de la actividad industrial van en picada, como la minería y construcción, pero el hecho de que el gobierno morenista haya decidido adelantar las licitaciones y comenzar a ejercer el gasto desde principios del 2020 genera una ola de confianza. La mejor perspectiva económica para el siguiente año se basa en la reactivación de sectores claves con las licitaciones, que la inversión privada fluya con mayor capacidad, además de la liquidez que hay en la inversión y el asunto financiero. Sostuvo que su sector cuenta con 500,000 millones de pesos disponibles que se podrán destinar a proyectos de infraestructura, vivienda, campo.

[email protected]