Los empresarios mexicanos levantaron la mano para que una vez establecidas las leyes secundarias en materia energética sean los primeros en atender los proyectos en campos maduros que haya dejado de operar Petróleos Mexicanos (Pemex), con el fin de apoyar su inserción en el sector competencia con los extranjeros, y con ello se evitará pasar de un monopolio público a un oligopolio público privado, que no genere desarrollo regional.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Juan Pablo Castañón, reiteró que está garantizada la inversión superior a los 50,000 millones de dólares anuales por al menos siete años, si es que se aprueban leyes secundarias equitativas y con transparencia. Esto es 26,000 millones que provendrían de Pemex y otros 35,000 millones de la Iniciativa Privada (IP).

En conferencia de prensa, Juan Acra, presidente de la Comisión de Energía del organismo privado, precisó que empresas mexicanas como Carso, Alfa, Grupo Diavaz, así como medianas, entre ellas las asentadas en plataformas en Reynosa, Tamaulipas, están interesadas en participar en pozos petroleros y en gas shale, y piden ser tomados en cuenta para el desarrollo de la industria.

El Presidente de la Coparmex refirió que en la ronda cero se propone que Pemex elija según sus capacidades, para que el trabajo sea inmediato y que no seleccione campos de trabajo que no pueda atender completamente en el corto plazo y se alíe a futuro con mexicanas.

[email protected]