Una vez que el ambiente internacional, en especial Estados Unidos, muestra signos de recuperación, el sector privado mexicano demanda al gobierno federal retomar una agenda de crecimiento que incluya incentivos fiscales a las empresas, ejercicio puntual del gasto y financiamiento, para impulsar de manera vigorosa al mercado interno.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) refiere que los resultados más recientes sobre la evolución de diversos indicadores macroeconómicos parecen apuntar hacia un panorama moderadamente mejor de lo que se prevé. Incluso, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, confirmó una tasa de crecimiento económico de 3.5% para el presente año, cuando la mayoría de los pronósticos reportan cifras inferiores a esta.

En ese mismo tenor, a pesar de la moderación en su dinámica, la actividad económica estadounidense mantiene una tendencia positiva que podría motivar un ajuste al alza en los pronósticos de crecimiento en la próxima revisión de los especialistas.

Este entorno se ha reflejado en el comportamiento que ha seguido la economía mexicana, donde los más recientes resultados también indican un comportamiento favorable con una perspectiva positiva para el presente año , destaca el CEESP.

El sector privado tiene la convicción de que es imperante seguir trabajando en la fortaleza del aparato productivo con el objetivo de lograr un mayor crecimiento económico.

Para retomar una senda de crecimiento sostenido, urge llevar a cabo acciones que impulsen de manera significativa el mercado interno, al tiempo de garantizar un cambio profundo hacia la competitividad. Nuestra economía requiere ser cada vez más flexible para adaptarse a las cambiantes condiciones de un mundo en constante transformación , considera por su parte la Canacintra en un comunicado.

[email protected]