Un buen gobierno no sólo se construye con mejores perfiles, sino con las reglas más efectivas y que se cumplan, por lo que México no puede “dar un cheque en blanco” el próximo 1 de julio, advirtió el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón.

Abundó, lo que está en juego no es sólo un puesto político de tres o seis años, sino la posibilidad de construir un México con un mejor futuro. “La decisión que tomemos reflejará el tipo de país que queremos construir hacia el futuro. La visión que propone cada uno de los candidatos, en los tres órdenes de gobierno, limitará o impulsará el potencial de crecimiento de nuestro país y el bienestar de las personas”, aseveró el líder del sector empresarial en México.

Por ello, Castañón conminó a que el voto sea “informado y razonado” en cada una de las boletas que marquemos en la próxima jornada electoral.

En su mensaje semanal, el presidente del CCE recordó que el próximo 1 de julio no solamente se disputa la presidencia del país, también está en juego el Congreso de la Unión y 27 congresos locales, que deberán fortalecer el régimen democrático y vigilar a los poderes ejecutivos de todo el país.

La democracia no se acaba con las elecciones y los ciudadanos, sentenció.

Juan Pablo Castañón aseguró que quedaron atrás las épocas en que los gobernantes podían hacer y deshacer a espaldas de los ciudadanos. Somos nosotros los mexicanos, los ciudadanos, los que debemos promover el debate, enriquecer la toma de decisiones y exigir que quienes sean electos rindan cuentas a la sociedad.

Desde el sector privado, la sociedad civil, la academia y las universidades, los ciudadanos han alzado la voz para exigir que los candidatos definan sus propuestas y que asuman compromisos concretos en temas tan variados e importantes como la educación, la creación de empleos, el crecimiento económico, el medio ambiente, los derechos humanos o la seguridad.

lgonzalez@eleconomista.com.mx