El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) reconoció la necesidad de replantear la figura de la subcontratación para evitar que existan abusos. Sin embargo, advirtió que eliminarla conllevará a la inconstitucionalidad, con sus respectivas afectaciones a la generación de empleos e inhibición de inversiones que pone en riesgo el T-MEC.

Luego de que en comisiones del Senado se aprobara una reforma en subcontratación, el presidente del CCE, Carlos Salazar, demandó al Congreso a establecer “un diálogo real, en el que se escuchen las preocupaciones de todos los sectores productivos, y así conseguir una reforma que garantice los derechos laborales de los trabajadores, pero que no atente contra la propia creación de empleo y la economía nacional”.

De eliminar la figura de subcontratación, como lo plantea el senador Napoleón Gómez Urrutia, se inhibiría la creación de más empleos y ahuyentaría a inversionistas, advirtió por su parte el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos.

Dijo que la Coparmex está en favor de combatir el outsourcing cuando sea de forma simulada e ilegal y se demuestre que afecta a los trabajadores, al fisco y a la seguridad social. No obstante, rechaza que sea considerado en general como una simulación y pretenda calificarse como delincuencia organizada.

“(La iniciativa) tiene visos de inconstitucionalidad. Busca ser retroactiva, lo que es una aberración jurídica. Esto colocaría como grupos de delincuencia organizada, de manera retroactiva, a todos los que en el pasado utilizaron figuras de subcontratación que desde el 2012 son legales y legítimas”, acotó.

El líder de la Confederación de Cámaras Industriales, Francisco Cervantes, reconoció la sensibilidad del senador Ricardo Monreal, quien atendió la petición de analizar y discutir en el seno del Parlamento abierto las reformas a la Ley Federal del Trabajo en materia de subcontratación.

[email protected]m.mx