El sector industrial demandó cambios a la Constitución para que la iniciativa privada participe en la distribución, transmisión y comercialización de la energía eléctrica en el país, actividades actualmente reservadas al Estado.

Jaime Salazar Figueroa, representante de las compañías de media y baja tensión, también presidente de la Expo Eléctrica Internacional, afirmó: La Comisión Federal de Electricidad (CFE) no puede sola ni siquiera con los apagones que se han estado dando actualmente. Es por ello que se necesita de empresas privadas .

En conferencia de prensa, expresó que la expectativa es que haya una reforma constitucional para que no sólo los privados puedan poner sus excedentes de energía en la red eléctrica de la CFE, sino para que puedan comercializar y transmitir la energía a otros clientes.

De esa forma, la paraestatal también ofrecería el servicio y serviría como regulador de los precios de la electricidad, dijo.

Aumenta tiempo de reparaciones

La calidad en el suministro de la energía eléctrica en el 2009 originó que el lapso que tardaba CFE para reparar problemas en el servicio eléctrico (tiempo te interrupción por usuario) fuera de una hora con 11 minutos en promedio, de acuerdo con la paraestatal.

Sin embargo, actualmente la paraestatal ha llegado a tardar hasta cuatro horas en restablecer el servicio, por ejemplo, en algunas partes de la capital del país. Esto es, casi cuatro veces más de lo que normalmente tardaba la empresa. Además de que representa el doble de lo que tardaba en el 2001.

Pérdidas por piratería

Salazar detalló que el contrabando y la piratería de los productos relacionados con la industria eléctrica ocasionaron que 308 pequeñas y medianas empresas (Pymes) capitalinas del sector de baja y media tensión cerraran el año pasado y más de 2,100 trabajadores perdieran sus empleos.

A causa del aumento de 15% en la piratería y el contrabando, el sector registró el año pasado pérdidas por más de 200 millones de dólares de un mercado total de 900 millones , especificó.

Yolanda Slim, presidenta de la Asociación Nacional de Comerciantes de Material Eléctrico (Ancomee), destacó: Las principales culpables de que entren productos clonados al país son las aduanas, pues una vez que entran estos materiales es imposible parar su venta; la aduana debe estar bien capacitada y especializada para detectar productos apócrifos , dijo.

Detalló que los cinco productos más pirateados son: cartucho fusible, apagador, contacto dúplex, clavijas y chalupas.

empresas@eleconomista.com.mx