El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) entregará 50% de la infraestructura comprometida para el cierre de sexenio, informó su director Tuffic Miguel.

En conferencia con medios, acompañado por el vocero presidencial, Eduardo Sánchez, explicó que los ahorros del IMSS permitieron arrancar con el programa de infraestructura más ambicioso, al proyectar la construcción de 12 hospitales, de los cuales cuatro han sido entregados y cuya inversión fue de 4,900 millones de pesos.

Tras informar sobre la entrega de los inmuebles, el director del IMSS adelantó que en los próximos meses se inaugurará el hospital de León y uno más en Querétaro, el cual requirió una inversión de 3,550 millones de pesos.

Añadió que las posibles fechas de entrega de dos hospitales más son para abril o mayo (en el caso del de León, Guanajuato) y en agosto el que estará ubicado en Pachuca, Hidalgo.

Tras afirmar que el IMSS superó el problema de sus finanzas, expuso que mantener el equilibrio del gasto “es muy sencillo. Mientras no te gastes más de lo que ingresas no incurres en un problema financiero. El Instituto aprobó una norma junto con el Consejo Técnico —máxima autoridad— conforme a la cual ningún director general puede gastar más de lo que ingresa”.

Añadió que parte de los recursos que se destinan a la infraestructura provienen de la recaudación que se incrementó en más de 100,000 millones de pesos entre el 2012 y 2017; “recaudamos 20% en términos reales, y esos ingresos vienen en su mayoría de empleos formales”.

MÁS DE 1,800 MDP PARA EQUIPO

Por otra parte, informó que el Instituto habrá de destinar 1,850 millones de pesos para la compra de equipamiento médico de última generación para atender a pacientes con cáncer y obtener diagnósticos certeros de diversas enfermedades.

Detalló que los recursos se destinarán para comprar 12 aceleradores lineales que sirven para atacar tumores y destruir células cancerosas sin afectar las células o el tejido sano más próximo. “En la actualidad, el Instituto cuenta con 26 aceleradores lineales y con esta compra se sustituirá casi 50% de ellos, para ampliar los servicios de hospitales en la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Mérida, León, Torreón y Ciudad Obregón”. La adquisición de los aceleradores lineales fue por un monto de 1,200 millones de pesos y se obtuvieron ahorros por más de 400 millones de pesos.

[email protected]