El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) mantendrá la disciplina financiera y agregará como ingredientes en su administración la transparencia y el compromiso por cero corrupción, no sólo en el uso de los recursos, sino en el proceso de licitación de las compras consolidadas y en la recaudación de cuotas obrero-patronales, afirmó Germán Martínez Cázares, director general del organismo.

El funcionario recordó que el proceso de licitación de las compras consolidadas de medicamentos del IMSS se cumplirá en tiempo y forma. Se dirigió a las empresas proveedoras del IMSS, a las que recordó que “deben empezar a aprender a perder en los procesos de licitación. A aquellas empresas que impugnen los procesos, el IMSS va a revisar su situación laboral y que estén al día en el pago de cuotas obrero-patronales. Las empresas proveedoras deben estar al corriente. Se vale que exijan, pero también que cumplan”.

Cabe señalar que el proceso de licitación inició en octubre de este año y concluye en febrero. Es la sexta edición en la que el sector salud destinará 58,000 millones de pesos a la compra de medicamentos.

En el proceso participan 43 entidades públicas: cinco dependencias federales, 15 secretarías de salud de los estados y 23 hospitales de salud del ámbito federal. Tendrá una disminución de 435 millones de pesos. Destacó que, al presentarse impugnaciones, los procesos de la licitación se frenan hasta que el Órgano Interno de Control revisa todo el proceso.

En su primera conferencia de prensa como titular del IMSS, Martínez Cázares dijo que la recaudación será fundamental, para lo cual trabajará de la mano con el Servicio de Administración Tributaria para detectar a los patrones que han evadido el pago de las cuotas obrero-patronales, lo que servirá también para mantener el crecimiento del empleo y la regularización de trabajadores en un trabajo formal.

“Quizá me de miedo poner una inyección, pero no me da miedo perseguir corruptos y no voy a permitir que se haga negocio al amparo de privilegios”, expresó.

Por otra parte, informó que el IMSS- Bienestar actualmente tiene asignado un presupuesto de 13,500 millones de pesos, y espera que los recursos del Seguro Popular le sean asignados, una vez que los gobernadores hagan la devolución de esos recursos que buscan universalizar el sistema de salud en el país.

Durante la conferencia de prensa, el directivo del IMSS presentó su declaración patrimonial e informó que su salario sería de 105,000 pesos mensuales netos, 3,656 pesos menos que el salario del presidente de la República.

[email protected]