La directora de Incorporación y Recaudación (DIR) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Norma Gabriela López Castañeda, y el director del Infonavit, Carlos Martínez, coincidieron en que si bien existe regulación específica en materia de outsourcing, ésta es insuficiente para garantizar el cumplimiento de obligaciones en materia de seguridad social y vivienda.

Al participar en el Parlamento Abierto de Análisis a la iniciativa presidencial en materia de subcontratación, convocado por las comisiones de Hacienda y de Crédito Público y del Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados, ambos funcionarios sostuvieron que desde el inicio de la administración se detectaron las afectaciones que trae consigo dicho esquema con un impacto en el derecho a la vivienda establecido en la ley del Infonavit, dijo Martínez.

Gabriela López Castañeda dijo que “han prevalecido esquemas tendentes a simular la existencia de una relación laboral, registrar a trabajadores con un salario inferior al que reciben los trabajadores, utilizando para ello mecanismos de compensación de relaciones laborales a través de pagos que no son auditables para el propio Seguro Social, tales como pagos por honorarios, asimilados a salarios o a través de tarjetas innominadas, entre otros esquemas”.

Ante los legisladores y empresarios, la directiva del IMSS dijo que este tipo de empresas también utilizan en su contabilidad conceptos que no integran el salario base de cotización, mediante el cual  disfrazan el salario real que se otorga a los trabajadores. Otra práctica en que han incurrido es desagregar la plantilla laboral de un mismo centro de trabajo utilizando para ello la facilidad contemplada en la legislación actual de aperturar registros patronales por clase.

Con ello, se generan múltiples afectaciones a los trabajadores, entre ellas, falta de acceso a la seguridad social, menores importes en incapacidades temporales y permanentes, menor capitalización en el fondo de ahorro para el retiro y también se impacta negativamente en el acceso a un crédito para la vivienda.

Por otra parte, existe una afectación importante para el IMSS, por los menores recursos recaudados para el fondeo de las prestaciones de los trabajadores, y se limita la capacidad que tiene el IMSS para invertir una mayor cantidad de recursos en infraestructura y atenciones médicas.

El director del Infonavit destacó que estas prácticas inciden en elemento fundamental que afectan tanto el acceso al financiamiento como la capacidad de los derechohabientes y merman el ahorro financiero a largo plazo de los mismos, “los esquema de subcontratación generan una suma acumulacion de recursos en la cuenta de vivienda la cual se utiliza como enganche para suscribir un crédito ante el Infonavit”.

De ahí que apoyan la propuesta que envió el Ejecutivo para poner fin a las malas prácticas. Las modificaciones que se plantean a la ley del Seguro Social buscan tener los elementos necesarios para poder reestablecer los derechos de los trabajadores y evitar afectaciones a las empresas y al propio Instituto Mexicano del Seguro Social.

kg