Infraestructura Energética Nova (IEnova) firmó ayer un convenio de suspensión de plazos para el servicio transporte de gas natural del tramo Guaymas-El Oro, con lo cual evitó la terminación del contrato con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) e inició un proceso para que en cuatro meses arranque operaciones el gasoducto.

De acuerdo con la mexicana presidida por Carlos Ruiz Sacristán, en el marco de las rondas de negociación convocadas por el gobierno federal relacionadas con los contratos de servicios de transporte de gas natural, que involucran a siete gasoductos y cuatro empresas distintas, la filial Gasoducto de Aguaprieta accedió a continuar negociando con el fin de mantener la relación con la CFE.

El contrato con una duración de 25 años para el tramo de 330 kilómetros que involucró una inversión de 400 millones de dólares para el transporte de 510 millones de pies cúbicos al día, fue celebrado el 1 de noviembre del 2012 pero por actos de oposición y un amparo indirecto que impiden la operación en 14 kilómetros del sistema por parte de la comunidad yaqui de Bacúm en Sonora, se interrumpió su operación desde el 22 de agosto de 2017.

“Conforme a lo establecido en el contrato, si un evento impide al transportista prestar el servicio de transporte de gas natural a la CFE por un período mayor a dos años consecutivos, se entenderá que el contrato ha terminado”, explicó IEnova.

Sin embargo, para evitar la terminación del contrato, la CFE y IEnova firmaron este convenio de suspensión para que dentro de un período de cuatro meses, las partes lleven a cabo todas las acciones necesarias y a su alcance para reiniciar la operación del gasoducto.

IEnova aclaró que la firma del convenio de suspensión no implica renuncia alguna a los derechos que tienen las partes conforme al contrato. Según la empresa, la firma del convenio “refleja el compromiso de IEnova de mantener el diálogo con el gobierno federal y la CFE para alcanzar un acuerdo satisfactorio entre las partes y continuar con la prestación del servicio de transporte de gas natural en el gasoducto Guaymas – El Oro”.

Cabe recordar que la CFE emplazó el mes pasado a IEnova a un proceso de arbitraje internacional en la Corte de Comercio de París para demandar la nulidad de ciertas cláusulas del contrato aprobadas en la administración pasada por la estatal eléctrica y que hoy el gobierno mexicano considera ventajosas en favor de las empresas privadas.

Según el director general de la CFE, Manuel Bartlett, IEnova debe pagar a la estatal eléctrica un reembolso de 842.69 millones de dólares por los pagos que ya le ha realizado como cargos fijos establecidos en el contrato aprobado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), además de otros costos en que ha incurrido la CFE al tener detenido el Sistema de transporte de gas Sonora, al que pertenece este tramo detenido.

Con esta suspensión, avanzó la negociación de uno de los contratos, y quedan pendientes acciones en torno a otros seis tramos, ya que los contratos considerados “leoninos” involucran también a Grupo Carso, Fermaca y TransCanadá, en contratos por un total de 5,250 millones de dólares para el transporte de 7,429 millones de pies cúbicos en gasoductos con una longitud conjunta de 3,388 kilómetros.

[email protected]