La desintegración del Consorcio Aeroportuario Mexicano (Consam) otorgó a ICA libertad para elegir la manera en que participará en las licitaciones de obra civil del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) que le resulten atractivas, por ejemplo en la fase relacionada con pistas, rodajes y plataformas y ayudas a la navegación, que tendrá un valor cercano a los 20,000 millones de pesos (12% del costo total).

El interés de ICA en el proyecto está latente. En su estrategia de negocio es fundamental buscar alianzas que permitan hacer ofertas competitivas , comentó una fuente de la empresa.

Se prevé que la constructora mexicana tenga asociaciones con socios internacionales que muestren deseos de participar en el desarrollo de la principal obra de infraestructura de la actual administración, que tras el recorte presupuestal por 124,300 millones de pesos, se mantiene sin modificaciones.

La firma presidida por Bernardo Quintana cuenta ya con experiencia en el sector aeroportuario. A través de su filial Aeroinvest tiene una participación de 24.7% en el Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA), que opera 13 aeropuertos en México, entre ellos el de Monterrey, Acapulco y Zihuatanejo.

El consorcio se quebró

Desde el 19 de diciembre pasado terminó la exclusividad que acordaron ICA, Conoconal, Tradeco, La Peninsular, Teya, Carso, GIA, Prodemex y Marnhos en el memorándum de entendimiento firmado un año antes para formar el consorcio y evitar que alguna de ellas formara otros grupos para participar en las licitaciones del NAICM.

Este viernes, el director de ICA, Alonso Quintana, confirmó a algunos medios de comunicación la desintegración del Consam y dejó en claro que darán seguimiento a las licitaciones que se vayan presentando en los siguientes meses.

Tras la revocación del fallo, en noviembre del 2014, del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro a un consorcio chino-mexicano en el que participaron también GIA y Teya, firmas que fueron cuestionadas por legisladores por su cercanía con la Presidencia de la República, trascendió la posibilidad de que el Consam ya no debería continuar.

SCT apoyó consorcio

Hace un par de meses, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, comentó que había una clara intención de favorecer a empresas mexicanas , en la construcción del nuevo aeropuerto.

En todo lo que hace en materia de infraestructura, incluyendo trenes, se está tratando de lograr consorcios de empresas de prestigio internacional, de experiencia internacional, que a veces no tienen las empresas mexicanas. Así va a ser el aeropuerto. Tenemos que tener empresas que hayan construido aeropuertos de más de 30 millones de pasajeros y no las tenemos en México , comentó el funcionario.

Tras el ajuste al gasto público, el tren de pasajeros Transpeninsular fue cancelado y el de alta velocidad México-Querétaro se ha diferido, por lo que la nueva terminal aérea generará gran interés entre los constructores mexicanos.

mac