A pesar de que se lleva a cabo una investigación por presunta colusión entre las dos empresas que obtuvieron 87% del monto de adjudicación en la compra de medidores de baja tensión para distribución de energía de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el 2019, la presidenta de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) respaldó los resultados de esta licitación, argumentando que se obtuvieron precios bajos y se duplicó el número de oferentes de los productos.

“En esta ocasión, se logró mayor participación, más empresas adjudicadas y ahorros. A mi juicio, la CFE nos da una buena lección a todos con este caso”, escribió la economista en una opinión difundida en su cuenta de Twitter.

La funcionaria recordó que se presentaron seis propuestas distintas, se valoraron cinco, se adjudicaron cuatro contratos y se logró que el precio de los medidores disminuyera 20% en promedio.

Su comentario aparece mientras las empresas ganadoras IUSA y Conymed son investigadas por prácticas monopólicas por el propio regulador antimonopolios.

La titular de la Cofece aseguró que la oportunidad del gobierno de comprar al mejor precio posible responde al contenido y diseño de las bases de licitación.

Debido a que IUSA —compañía propiedad de Carlos Peralta Quintero en la que Raúl Salinas de Gortari, hermano del expresidente Carlos Salinas, es director general adjunto— es dominante en este mercado, con mucha mayor capacidad de producción que cualquier otro competidor, Palacios recomendó a CFE establecer porcentajes de abastecimiento simultáneos para desarrollar a proveedores alternativos.

El miércoles pasado, la CFE concluyó la compra de 1.790 millones de medidores para distribución de energía de baja tensión en el país, equivalentes a casi 5% de sus clientes. Con un desembolso de 1,349 millones de pesos, cuatro firmas ganaron la compra en una subasta descendente en la cual las mexicanas Industrias Unidas (IUSA) y Controles y Medidores Especializados (Conymed), investigadas por presunta simulación de competencia entre ellas, se adjudicaron 87% del monto de adjudicación.

Sin embargo, por primera vez en la historia, ganaron cuatro participantes, y no sólo dos: IUSA y Conymed, como ha ocurrido en años anteriores.

Aun así, IUSA obtuvo adjudicaciones por 646 millones 693,300 pesos, equivalente a 48% del monto otorgado, mientras que Controles y Medidores Especializados (Conymed) obtuvo una adjudicación de 525 millones 335,232 pesos, es decir, 39% del monto adjudicado.

En tanto, la empresa Electrometer de las Américas obtuvo 148 millones 881,088 pesos, que es 11% del monto adjudicado, y Protecsa Ingeniería, 28 millones 478,049 pesos, equivalente a sólo 2% de la adjudicación.

De acuerdo con la CFE, los medidores adquiridos a través de este concurso serán provistos de la siguiente manera: medidores monofásicos de autogestión: IUSA 83%, Electrometer 17%; medidores bifásicos de autogestión: Conymed 82%, Electrometer 18%; medidores monofásicos básicos: IUSA 94%, Protesca 6%, y medidores bifásicos básicos: Conymed 82%, Electrometer 18 por ciento.

Para el 2019 la estatal detalló que logró un ahorro de 596 millones 803,982 pesos en la adquisición de estos equipos, cifra que representa una disminución de 18% con respecto al monto destinado en el 2018 para este mismo rubro. En octubre del 2017, la Cofece inició finalmente la investigación por posibles prácticas monopólicas absolutas en la venta de medidores a la CFE. Ello, luego de que Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad denunció en junio del año pasado que Grupo IUSA se hizo acreedor a contratos millonarios de la CFE simulando competencia. Según el centro de investigación, IUSA ha obtenido contratos por casi 12,000 millones de pesos.

[email protected]