A una semana del anuncio del presidente electo Andrés Manuel López Obrador sobre la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, voces de la Iniciativa Privada insisten en que aún es tiempo de que el político, que asumirá la Presidencia de México el próximo 1 de diciembre, rectifique y deje la obra en manos de privados.

Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), dijo que se mantendrá el diálogo con el presidente electo de México para que, en el lapso de este mes, reconsidere su postura de no cancelar la construcción de Texcoco.

“Es una posibilidad remota. Hoy todo lo que hay son palabras y no hay actos de gobierno consumado. Es de sabios rectificar”, estableció el líder patronal.

De Hoyos Walther fue probablemente el líder empresarial que con mayor énfasis ha expresado la opinión de su gremio sobre la cancelación de la megaobra, decisión que fue producto de una consulta ciudadana informal a la que, en todo momento, el empresario atribuyó el carácter de “ilegal y estadísticamente poco representativa”.

Con ímpetu, el presidente de la Coparmex fustigó la decisión del presidente electo, a quien señaló por, supuestamente, darle la espalda a sus sonados principios políticos de “no mentir, no robar y no traicionar”.

La muestra de ello, dijo De Hoyos Walther, es que AMLO se comprometió durante su campaña presidencial a que la consulta ciudadana para definir el destino del NAIM sería realizada en términos de la legislación vigente en materia de consultas populares, por un lado, y por otro, que el presidente electo reiteró que la obra podría continuar si el sector privado se hacía cargo de ella a través de una concesión, y así evitar el consumo de recursos públicos. Dada la decisión final de AMLO, huelga decir que ninguno de los dos compromisos fue honrado.

Gustavo de Hoyos advirtió que los organismos gremiales no defienden los intereses de los contratistas, sino del interés colectivo, para que el país mantenga su estabilidad económica. “Qué bueno que responda con indemnizaciones (a los contratos del NAIM que se cancelarán), pero la confianza no se recupera de un día para otro”, enfatizó.

A la par de la Coparmex, otros organismos empresariales como la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canaco) han expresado su esperanza en que la decisión del presidente electo pueda cambiar.

“Definitivamente nos dicen que la mejor opción es Texcoco. Nos preocupa el futuro económico, el tema del turismo, de comercio de nuestro país”, señaló Nathan Poplawsky Berry, presidente de la Canaco.

Por su parte, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) exhortó a López Obrador a analizar las “posibles economías al proyecto (del NAIM) o su posible terminación u operación con apoyos de inversionistas privados”, como ya se había planteado antes.

“Es nuestro deber por ley, como órgano de consulta del Estado, manifestarnos categórica y respetuosamente por no compartir la decisión de cancelar esta obra, ya que los recursos invertidos de los mexicanos no serán aprovechados, los cuales se calcula ascienden a casi 100,000 millones de pesos”, mencionó su presidente Eduardo Ramírez en una carta difundida por algunos de sus representantes estatales.

Grandes contratistas van por su cuenta

En contraste, los directos de tres constructoras afiliadas (La Peninsular, ICA y Prodemex) que participan en diversas obras del NAIM, entre ellas, el edificio terminal, que es la obra más costosa (cerca de 100,000 millones de pesos) han manifestado, en lo individual, su interés por lograr un buen acuerdo para terminar los contratos existentes y colaborar con el próximo gobierno.

El miércoles, los directores de ICA y La Peninsular, Guadalupe Phillips y Alberto Pérez Jácome, se reunieron con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para comenzar los trabajos de finiquito de los contratos y mostraron su disposición de seguir participando en la infraestructura que planea desarrollar.

Al día siguiente, se difundió también que el Consejo de Administración de Prodemex acordó que acatarán el mandato popular de dar por terminada la construcción del NAIM, proyecto que aún destacan en su sitio web. (Con información de Alejandro de la Rosa).

[email protected]