Bajo el liderazgo de un nuevo jefe, el fabricante estadounidense motocicletas Harley-Davidson anunció este jueves que busca recortar 700 puestos de trabajo, en el marco de un vasto plan de reestructuración que incluye la salida de medio millar de empleados a fin de año.

La compañía, con sede en Milwaukee, Wisconsin, ya había tomado medidas para enfrentar la crisis desatada por la pandemia de coronavirus Covid-19. Pero su nuevo director, Jochen Zeitz, avanza en un plan de reestructura aún más profundo lanzado en abril.

"Hemos examinado cuidadosamente nuestra configuración, nuestros gastos y la forma en que se realiza el trabajo para alinear nuestro modelo de negocios, estructura y procesos. Queremos construir una base sólida para convertirnos en una organización de alto rendimiento", dijo Zeitz, citado en un comunicado.

El plan se ideó porque más allá del impacto inmediato del Covid-19 en la facturación del fabricante de motocicletas -creado en 1903-, las ventas han sufrido caídas en los últimos años, especialmente en su principal mercado, Estados Unidos.

Los recortes de empleos afectarán a todas las categorías de la firma que cuenta con aproximadamente 6,000 trabajadores.