Este viernes, el presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer una visión general de las mejoras al Sistema Aeroportuario de la Ciudad de México, donde el actual aeropuerto tendrá una tercera terminal en el espacio que hoy ocupa el Hangar Presidencial.

Durante la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, explicó que el Sistema Aeroportuario integra al actual aeropuerto de la Ciudad de México, que tendrá modificaciones, el Aeropuerto Internacional de Toluca y el desarrollo del Aeropuerto Felipe Ángeles en la base militar de Santa Lucía.

El aeropuerto de la Ciudad de México tendrá una mayor amplitud, con la construcción de una tercera terminal en el lugar que hoy ocupa el Hangar presidencial y se conectará con la Terminal 2, además de una modernización y reestructuración de los edificios que han tenido movimiento por el suelo.

Aclaró que ya se tiene un estudio sobre las posibilidades de interconexión desde el punto de vista del espacio aéreo, “vamos a tener la posibilidad de utilizar simultáneamente el aeropuerto actual, el de Toluca y la primera pista que estará lista en tres años en Santa Lucia”.

Por su parte, el general Gustavo Vallejo, destacó que el aeropuerto en Santa Lucía, Estado de México, será un activo estratégico del estado mexicano que funcionará las 24 horas con capacidad internacional y los más modernos sistemas de navegación con altos estándares de seguridad.

“Será funcional, económico y sostenible, es necesario referir que esta planeación será escalable para satisfacer la demanda actual y futura de pasajeros y la fecha estimada de conclusión será en junio de 2021 y para ello tenemos un presupuesto de 68,000 millones de pesos más IVA”.

Tendrá tres pistas de aterrizaje, una clave de referencia de aeronaves 4E y 4F, sistemas de aproximación más precisos, terminales de pasajeros para mover inicialmente 20 millones de personas pero con capacidad escalable para llegar a 80 millones, además de una terminal de combustible que iniciará con una capacidad de 25 millones de litros de turbosina y gas avión para llegar hasta 75 millones de litros.

Así como servicios de extinción de incendios y salvamento, 30 posiciones de contacto hasta desarrollar 60 o más, también tendrá posiciones remotas para las aerolíneas de bajo costo, torre de control y estacionamiento.

Además de una estación intermodal de pasajeros para que puedan arribar el tren ligero, y autobuses de pasajeros, y tendrá una operación aérea anual de 190,000 operaciones y cerrará en 750,000.

El proyecto incluye una interconexión vial de 46 kilómetros que se recorrerán en 35 minutos para el tránsito de pasajeros en vuelos de interconexión, con un costo estimado que ronda entre los 10,000 millones de pesos en dos años y medio.

El ingeniero Sergio Samaniego informó de los conceptos de economía para clarificar los ahorros por la cancelación del NAIM, que en su primera etapa para la construcción de tres pistas la inversión fue de 300,000 millones de pesos en cuatro años y una segunda etapa programada a 20 años de 200,000 millones de pesos más, es decir un costo total de 600,000 millones de pesos para tener seis pistas.

Mientras que el Sistema Aeroportuario Metropolitano estima un costo de la obra en 72,000 millones de pesos, en tres años más los 100,000 perdidos por la cancelación del NAIM, con un total de 172,000 millones de pesos para seis pistas, es decir que representa el 28.7% de los estimado en la obra cancelada.