Dublín.- Los ingenieros que inspeccionan los Airbus A380 para controlar la aparición de fisuras en la parte interior de las alas encontraron fallas similares en al menos un avión, dijeron el martes fuentes de la industria.

Las autoridades europeas de seguridad ordenaron la semana pasada las inspecciones urgentes en casi una tercera parte de la flota del avión más grande del mundo, después de que se descubrieron dos tipos de grietas en las alas.

En al menos uno de los aviones examinados tras las órdenes de la semana pasada se encontraron fisuras dentro del ala de más de 2.700 metros cuadrados, según fuentes de la industria.

También indicaron que se descubrieron grietas en otra parte del avión hace dos años. El problema fue documentado en el momento, pero el incidente no llamó la atención hasta ahora.

Airbus insistió el martes que este tema no está relacionado con las últimas fallas y que ya fue resuelto.

Los inspectores de seguridad europeos reaccionaron al primer problema ordenando controles en agosto del 2010, un mes antes de que una rotura en el motor dañara severamente un A380 de Qantas A380, un caso que repercutió en los medios de todo el mundo.

El primer descubrimiento de fisuras ocurrió durante las reparaciones por 130 millones de dólares de este avión en Singapur. Esto, a su vez, condujo al hallazgo de otra grieta potencialmente más significativa en la misma parte.

Airbus y las autoridades de seguridad enfatizaron que el avión, con capacidad para 525 pasajeros, es seguro para volar mientras los ingenieros inspeccionan las alas en busca de grietas más pequeñas.

EVALUACION CONSTANTE

Las comprobaciones afectan a unos 20 aviones operados por Singapore Airlines, Emirates de Dubái y Air France , que representan casi un tercio de la flota actual de A380.

Las aerolíneas tienen hasta el viernes para completar una primera fase de pruebas, luego de la cual Airbus o las autoridades europeas de seguridad tienen previsto publicar una actualización sobre cualquier nuevo hallazgo.

Airbus se negó a comentar sobre los resultados interinos mientras las aerolíneas conducen sus pruebas bajo un cronograma establecido por los reguladores.

Pero un portavoz dijo que los recientes eventos muestran que el constante proceso de evaluación de la industria, diseñado para detectar y reparar cualquier falla antes de que se vuelva peligrosa, está funcionando adecuadamente.

"Tenemos evidencia clara de que el proceso de aeronavegabilidad está funcionando", indicó un portavoz de la subsidiaria EADS.

"Se encontró un problema, lo reportamos, hicimos una recomendación a nuestros clientes, (la agencia europea de seguridad) EASA la declaró obligatoria y la inspección y resolución ya están en marcha", agregó.

Tanto Airbus como Boeing son sometidas a un estricto régimen de seguridad que implica un proceso permanente de inspección y reparación, controlado por directivos de aeronavegabilidad de EASA y la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos.

Un portavoz de EASA aseguró que el A380 está sufriendo menos problemas de seguridad que un avión normal de su antigüedad.

Sin embargo, Airbus intentará evitar un nuevo incidente y aplacar las preocupaciones en torno a su avión de bandera. Las alas, diseñadas y fabricadas por Gran Bretaña, son las más grandes desarrolladas para un avión civil de pasajeros.

El A380 fue creado en Francia, Alemania, Gran Bretaña y España a un costo estimado de 12.000 millones de euros para competir con el Boeing 747 y colocar a Airbus como un competidor en lo más alto del mercado, pero ha sufrido una serie de demoras en la producción.

Airbus ha vendido 253 unidades y actualmente tiene 68 aviones en servicio.

apr