Por primera vez en lo que va del año, la gasolina Premium que consume alrededor de 10% de la población pagará durante esta semana la totalidad del Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) calculado al inicio del año, de 3.88 pesos por litro, luego de que la Secretaría de Hacienda eliminó el estímulo fiscal a este combustible.

Ello, luego de que entre el 27 de octubre y el 2 de noviembre la cuota impositiva para este combustible de entre 87 y 92 octanos es 9.2% superior a la de la semana anterior, que era apenas de 33 centavos, con lo que se elimina el estímulo fiscal o subsidio que los automovilistas recibían.

A la vez, la cuota disminuida para la gasolina regular aumentó en 25 centavos o 7.9% esta semana, en comparación con la anterior, ubicándose en 3.52 pesos por litro, con lo que se otorga un estímulo de 1.06 pesos por litro a los usuarios de este combustible.

La cuota disminuida para el diesel se incrementó en 5 centavos, con un estímulo total de 2.3 pesos por litro. Aunque estos incrementos son inferiores a los que se realizaron el viernes anterior, que se ubicaron entre 22.5% y 33.6%, obedecen a que el precio de referencia estadounidense ha tenido una caída de más de 1%, que son 15 centavos de dólar menos por galón en las últimas dos semanas en el promedio nacional, según reporta la Administración de Información Energética del gobierno del país vecino, lo que permite incrementar la recaudación que el año pasado se elevó a 284,432 millones de pesos, y para el 2018 se establecieron 258,633 millones de pesos.

La SHCP aclaró que no significa un aumento en el precio final de los combustibles, y que los ajustes se habían hecho acordes al comportamiento de los precios de referencia internacionales de la semana pasada.

La determinación de los precios de las gasolinas dejó de ser mediante un decreto de la Secretaría de Hacienda desde el 2016, en que se liberaron las importaciones de productos y se estableció primero sólo un precio máximo, después una banda de precios permitidos y finalmente una fórmula desagregada de los costos de producción y transporte de los combustibles en la que los principales montos son el precio de referencia estadounidense y los impuestos que se cobran por las compras de estos productos, etiquetadas como IEPS.

kgarcia@eleconomista.com.mx