En la compra pública de medicinas y material de curación para el 2020, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) plantea un cambio radical que pasa por depurar el cuadro básico de medicamentos y diversificar las fuentes de suministro, afirmaron fuentes del sector.

Con lo anterior, la secretaría quiere garantizar la compra de tratamientos más modernos y efectivos a mejores precios y mitigar el riesgo de desabasto que se asocia a depender de pocos proveedores, sobre todo en tratamientos tan sensibles como son los del cáncer o la diabetes.

Será en dos o tres semanas cuando se lance la convocatoria de la que sería la primera compra consolidada de medicamentos para un ejercicio anual del actual gobierno, que ha prometido un uso más eficiente de los recursos y la erradicación de prácticas de corrupción y conflictos de interés en la adquisición de fármacos.

“La idea es no dar a una sola empresa todo el abasto de cada medicamento, sino contar con backups (respaldos); no se dudará buscar abasto externo de ser necesario”, afirmaron fuentes consultadas.

La intención es replicar el modelo de compra de medicamentos para el tratamiento del VIH (antirretrovirales) que hizo en junio pasado la Oficialía Mayor de la SHCP (con el respaldo de la Secretaría de Salud) y que implicó el remplazo de tratamientos terapéuticos por otros más modernos y hasta 72% más baratos.

A partir de ahora, las adquisiciones se guiarán por tres directrices: 1) la optimización del producto, lo que implica escoger el mejor tratamiento sin importar su precio; 2) la optimización de la salud pública, que se basa en definir los grupos poblacionales que se beneficiarán y, satisfechas las dos condiciones anteriores, 3) conseguir la optimización económica, que implica buscar los mejores precios.

Para depurar el cuadro básico de medicamentos, la Oficialía Mayor de la SHCP trabaja de la mano con la Secretaría de Salud en la conformación paneles de expertos (como se hizo para la compra de antirretrovirales) que definan cuáles son las mejores opciones terapéuticas por padecimiento. La autoridad constituyó ocho categorías de fármacos y productos (grupos focales), en los cuales concentrarán sus esfuerzos, al ser los que acaparan 80% del gasto en medicinas y material de curación.

Se trata de los medicamentos oncológicos, para la diabetes, metabólicos, vasculares, antibióticos, antivirales, para la hepatitis y anticonceptivos.

Las fuentes consultadas revelaron que, tras cuatro meses de trabajo, la Secretaría de Salud concluyó esta semana el proceso de agregación de demanda, es decir, la consolidación de listas de fármacos y material de curación solicitados por los institutos de salud que formarán parte de la compra consolidada.

Resistencias

En esta tarea, no obstante, se encontraron resistencias de los encargados de muchos hospitales, quienes no enviaban información fidedigna o proporcionaban listas y pedimentos “poco realistas”.

“Desgraciadamente, la autoridad se enfrenta a vicios de las administraciones pasadas”, dijeron. Una práctica que se busca erradicar en los hospitales es la de recibir dádivas de parte de determinadas compañías farmacéuticas a cambio de inclinarse a hacer pedimentos de los medicamentos fabricados por éstas.

Detrás de esta costumbre, afirman, está el amplio poder de mercado —en algunos casos monopólico— que han amasado ciertas compañías, aunque sus medicamentos no sean los más eficaces o los más económicos.

La otra gran resistencia, explicaron, es la de la industria farmacéutica, al grado de que existen compañías que, aprovechándose de su poder monopólico, han chantajeado con generar desabasto cuando la autoridad busca corregir anomalías como fallas en las normas de calidad de los medicamentos.

Para el 2020, el gobierno prevé un gasto consolidado en medicamentos de 103,285 millones de pesos, en donde se cubrirán las necesidades del IMSS, ISSSTE, Semar, Pemex y cuando menos 25 entidades federativas que se sumaron a la compra. En el diseño de este proceso de adquisición el gobierno ha contado con la asesoría de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos.

[email protected]