De imponer Estados Unidos nuevas medidas arancelarias, el gobierno de China anticipó que tomará contramedidas necesarias, evidenciando la escalada de la guerra comercial entre ambos.

Añadió en un comunicado que ello será “para defender resueltamente los intereses centrales del país y los intereses fundamentales del pueblo”. Estados Unidos tiene la intención de imponer un arancel de 10% sobre 300,000 millones de dólares de exportaciones chinas a Estados Unidos desde el 1 de septiembre próximo.

“La medida de la parte estadounidense es una grave violación del consenso entre los jefes de estado de los dos países en Osaka (Japón), se desvía del camino correcto y no es propicio para resolver el problema. La parte china está muy insatisfecha y decididamente opuesta”, informó el Ministerio de Comercio.

De cumplirse la nueva amenaza, Estados Unidos gravaría 95% del total de importaciones estadounidenses procedentes del ese país asiático.

“La escalada de las fricciones y aranceles comerciales de la parte estadounidense es incompatible con los intereses de los pueblos chino y estadounidense y los intereses de los pueblos del mundo, y tendrá un impacto decreciente en la economía mundial”, refirió el gobierno chino. Expuso que cree que no hay un ganador en una guerra comercial, y “no quiere pelear ni temer pelear, pero tiene que pelear si es necesario”.

Finalmente, manifestó que espera que Estados Unidos corrija sus errores de manera oportuna, resuelva los problemas sobre la base de la igualdad y el respeto mutuo, y vuelva al camino correcto.

En esa misma línea, el nuevo embajador de China ante Naciones Unidas, Zhang Jun, indicó el viernes que si Estados Unidos quería una guerra comercial, “entonces la pelearemos”, y advirtió que Pekín está preparado para tomar contramedidas ante nuevos aranceles estadounidenses.

“La posición de China es muy clara. Si Estados Unidos desea hablar, hablaremos; si quieren pelear, pelearemos”, dijo Zhang a periodistas, tras describir el anuncio de Trump como “irracional e irresponsable”, según informó Reuters.

“Definitivamente tomaremos todas las contramedidas necesarias para proteger nuestro derecho fundamental, y también instamos a Estados Unidos a volver al camino correcto para encontrar la solución correcta de la manera correcta”. Zhang se desempeñó como viceministro de Relaciones Exteriores antes de comenzar su rol como embajador de China ante la ONU esta semana. Sus declaraciones fueron emitidas ante un pequeño grupo de reporteros en la sede del organismo.

[email protected]