Para dotar de transparencia y certeza jurídica, la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) avaló la nueva regulación a la que la Secretaría de Economía deberá someterse para asignar un Código Identificador de Fabricante Internacional (CIFI) a los fabricantes y ensambladores de vehículos y, con ello, que la norma reconozca el producto nacional en el mundo.

Con la asignación del CIFI, los fabricantes y ensambladores de vehículos automotores podrán comercializar sus productos a nivel nacional e internacional; además, se dotará a la autoridad con herramientas para facilitar la persecución de hechos ilícitos, alcanzando así el máximo beneficio para la sociedad , precisa la Cofemer, al anunciar que en breve se publicará en el Diario Oficial de la Federación para su operación.

A través de un comunicado, la Cofemer agrega que dicha norma tiene el fin de identificar mundialmente a los fabricantes y ensambladores de vehículos nacionales, conforme a las prácticas internacionalmente reconocidas y que puedan integrar los números de identificación vehicular.

De esta forma, la Secretaría de Economía dio los requisitos necesarios para que esos autos puedan ser emplacados y obtener las tarjetas y permisos de circulación necesarios para transitar en territorio nacional y que su identificación sea reconocida en los países a los cuales sean exportados para su comercialización o tránsito acorde a los lineamientos establecidos en la Norma Internacional ISO 3779 Road vehicles World Manufacturer Identifier.

La Cofemer consideró que el anteproyecto establece reglas claras y objetivas para que los fabricantes y ensambladores de vehículos automotores puedan solicitar la asignación del CIFI a la Secretaría de Economía.

El CIFI consta de tres caracteres alfanuméricos e integra la primera sección de las cuatro que componen el Número de Identificación Vehicular.

lgonzalez@eleconomista.com.mx