Ginebra, Sui. La guerra comercial que ha desatado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con las restricciones comerciales y las medidas espejo de las naciones que integran al G20 provocó una afectación al comercio de los 20 países por 335,900 millones de dólares, cifra considerada como la segunda más alta en la historia, reportó la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Ante el panorama de restricciones comerciales, el director general de la OMC, Roberto Azevedo, viaja a Osaka, Japón, para reunirse con los asociados del G20 este 28 y 29 de junio para solicitar el apoyo de liberar las tensiones comerciales y encaminarse al libre comercio.

De acuerdo con el 21 informe de vigilancia de la OMC sobre las medidas comerciales del G20, durante el periodo octubre del 2018 a mayo del 2019, el organismo afirmó que “el valor del comercio global por las nuevas medidas de restricción de las importaciones introducidas fue más de 3.5 veces superior al promedio desde mayo del 2012, cuando el informe comenzó a incluir datos sobre el valor del comercio abarcado (global)”.

El informe constata que el valor del comercio abarcado, que asciende a 335,900 millones de dólares durante el periodo, es el segundo valor más alto de que se tiene registro, después de los 480,900 millones de dólares comunicados en el periodo anterior.

El informe refiere que las economías del G20 implementaron 20 nuevas medidas de restricción del comercio entre mediados de octubre del 2018 y mediados de mayo del 2019, incluidos aumentos de aranceles, prohibiciones de importación y nuevos procedimientos aduaneros para las exportaciones.

Refiere que si bien se introdujeron menos medidas durante este periodo de revisión que en periodos anteriores, “la escala de esas medidas es mucho mayor en términos de cobertura comercial y el nivel de aranceles impuestos”.

“Este informe proporciona evidencia adicional de que la turbulencia generada por las tensiones comerciales actuales continúa, y las nuevas restricciones comerciales han afectado a los flujos comerciales en un nivel históricamente alto”, afirmó Roberto Azevedo.

Con el afán de mantener con vida al comercio, el director de la organización buscará que el G20 se pronuncie sobre las reformas que requiere el organismo multilateral, o bien, haya un proyecto alternativo que respete las reglas del libre comercio, ya que la Organización Mundial de Comercio no es el órgano para imponer aranceles argumentando la seguridad nacional.

Hasta el momento, países como China, Rusia, India y Sudáfrica se han unido a las voces de crear un proyecto alternativo que sigue luchando por la liberalización del comercio.

[email protected]