Una guerra comercial entre Estados Unidos y China impactará y pondrá a prueba a la Alianza del Pacífico, que es el bloque comercial más importante de la región, advirtió hoy la directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham), María Claudia Lacouture.

América Latina sufrirá el impacto a corto plazo con una guerra comercial porque “el recelo internacional y la espiral de represalias debe reducir la dinámica productiva mundial y, por ende, un menor consumo de materias primas y una reducción en las compras de nuestros productos”, explicó a Notimex.

La también exministra de Comercio Exterior añadió que una guerra comercial "solo deja perdedores en diferentes niveles. Uno de los grandes impactos será para aquellos países integrados en cadenas globales de valor, teniendo en cuenta que se puede generar una desaceleración de la economía y con ello una contracción del comercio”.

Adicionalmente estaría “el mayor costo que representará exportar desde China hacia Estados Unidos bienes e insumos para las manufacturas, lo que generará que ellos busquen nuevos mercados para colocar sus productos”.

“Lo propio hará México ante las restricciones que ha impuesto la administración del presidente Donald Trump y la incertidumbre que representa el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pues avanzan las negociaciones”, comentó Lacouture.

Todo esto “pone a prueba la competitividad y productividad internacional por la gran cantidad de productos que saldrán a buscar mercados”, señaló.

En este escenario la Alianza del Pacífico, que integran Colombia, México, Perú y Chile, “ha demostrado ser ejemplo de una nueva diplomacia en la que prima la agilidad en los procedimientos y consecución de resultados al margen de intereses particulares y formalidad institucional”.

En ese sentido, la Alianza “tiene la oportunidad de liderar lo que podría llamarse la 'Ruta de las Américas', como la 'nueva ruta de la seda' que promueve China para conquistar el mundo”.

En América, con Estados Unidos incluido, “podemos desarrollar un camino alterno que vaya más allá del comercio e incentive el desarrollo de las naciones”, puntualizó la directora de la Cámara Colombo-Americana.

Insistió que desde “la Alianza del Pacífico hacia América Latina se debe impulsar un giro positivo en las relaciones con Estados Unidos, de manera conjunta, pues la diplomacia comercial estadunidense trabaja de forma permanente de acuerdo con sus intereses y no podemos quedarnos de brazos cruzados o con esfuerzos aislados en un sálvese quien pueda”.

El nuevo contexto comercial internacional “es un retroceso en años de libre comercio. Ante las restricciones que se han dado, los acuerdos comerciales vigentes y procesos de integración como la Alianza del Pacífico se enfrentará a una dura prueba pues, en tiempos de dificultades, se pone a prueba su solidez y potencial”.

La Alianza del Pacífico cuenta “con esas dos virtudes, por eso más de 52 países son observadores y se avanza en incorporar comercialmente a Nueva Zelanda, Canadá, Australia y Singapur”.

En relación al futuro de la Alianza, con los dos nuevos gobiernos en México y Colombia, recordó que con otros cambios en los Ejecutivos en Chile y Perú, por ejemplo, este mecanismo de integración se mantuvo firme.

“Han sido cambios importantes en concepción política, pero lejos de ser un obstáculo, ha sido un factor dinamizador. Debe suceder lo mismo ahora que habrá cambios de Gobierno en México y Colombia. Y desde el sector privado tenemos que promover el diálogo político y trabajar por el fortalecimiento de la Alianza”.

“La Alianza del Pacífico se mueve de manera ágil en pro de los objetivos que se ha trazado tanto en materia comercial, como de cooperación, educación y desarrollo. Sin importar las diferencias políticas entre países, la Alianza y su continuidad representa beneficios para sus habitantes”, enfatizó.

Puerto Vallarta, en México, es la sede de la XIII Cumbre de la Alianza del Pacífico que anualmente se celebra en el país que ostenta la Presidencia Pro Témpore del mecanismo.

En esta edición se evaluarán los avances que ha tenido el bloque en los mandatos establecidos por los cuatro presidentes durante la Cumbre realizada en junio de 2017 en Cali, Colombia, así como los retos y metas hacia el año 2030.

El lunes 23 los presidentes Sebastián Piñera (Chile), Juan Manuel Santos (Colombia), Martín Alberto Vizcarra (Perú), y Enrique Peña Nieto (México) asistirán a la clausura del V Encuentro Empresarial de la Alianza del Pacífico.

Los jefes de Estado de la Alianza iniciarán el martes sus actividades en un encuentro con los presidentes y representantes de los países que conforman el Mercosur, dialogarán sobre la evolución del mecanismo y los retos a futuro.

La cumbre concluirá con la firma de la Declaración de Puerto Vallarta por parte de los mandatarios, así como un mensaje a medios para informar sobre los resultados de la XIII Cumbre.