Manila, Filipinas.- El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, hizo una defensa del TPP, y ante las críticas de que México llega en bajos niveles de competitividad, dijo que sí que hay sectores competitivos y que a diferencia de la firma del TLC para América del Norte en los noventa, hoy hay reformas estructurales en aplicación.

El funcionario aseguró que si bien hay voces críticas en el Congreso -que deberá avalar el acuerdo con su voto-, dijo que hay un reconocimiento porque se informó de manera permanente sobre su negociación.

Además, manifestó disposición para fortalecer el debate sobre este acuerdo comercial que, según la previsión del gobierno mexicano, podría colocar productos nacionales por un valor aproximado de 150,000 millones de dólares hacia el quinto año de su entrada en vigor.

Durante una pausa en los trabajos de la cumbre de APEC, que se llevaron a cabo en Filipinas, el Secretario de Economía explicó en conferencia que durante una reunión de líderes de países que integran el TPP -entre ellos el estadounidense Barack Obama- se dialogó sobre la ruta a seguir tras el cierre de negociaciones el pasado 5 de octubre en Atlanta, Estados Unidos.

Guajardo confirmó que Nueva Zelanda ofreció su país como sede para la ceremonia de firma del TPP, a nivel de ministros, el próximo 4 de febrero. Explicó que tras el aval de los congresos de los países, los líderes de las 12 naciones -entre ellas México- plasmarían la firma final.

El Secretario explicó que en la reunión en Manila se planteó como perspectiva la incorporación de nuevos miembros al TPP, pero que ello sería a partir de que el instrumento esté completamente consolidado.

El Secretario agrupó en cinco las ventajas estratégicas para traería para México el TPP, por ejemplo, que el país tenía que ser parte de lo que definirá el comercio internacional en el siglo 21 , porque el acceso preferencial a América del Norte sólo se podía mantener y enriquecer si se participaba en las definición de esas nuevas reglas.

Asimismo, porque al haber consolidado la integración al norte (con el TLCAN), en un proceso de consolidación de integración al sur (Alianza del Pacífico) y a punto de iniciar la modernización con Europa (TLC), se tenía que integrar con Asia una estrategia comercial.

Cuestionado sobre la perspectiva que tiene el gobierno mexicano de que el Congreso apruebe el TPP, argumentó que hubo consultas con el sector privado y por ello hay buena reacción de los sectores productivos frente a la obtenido en la negociación, además de asegurar que el balance de productos liberados fue bien cuidado .

Sobre las críticas a la competitividad de México, Ildefonso Guajardo dijo que hay sectores donde la competitividad es muy grande y su éxito se registra en el rubro de exportaciones, aunque reconoció que en sectores tradicionales sí hay problemas, como el acero.

Cuando hicimos el Tratado de Libre Comercio de América del Norte hace 20 años lo hicimos abriéndonos de manera importante al mercado más grande del mundo, y de manera inmediata, en el 94, necesitamos hacer reformas para liberar la fuerza competitiva de nuestra economía.

Le debíamos a los empresarios mexicanos la reforma energética, la reforma financiera, le debíamos la reforma en telecomunicaciones, para que insumos esenciales no estuvieran concentrados con precios más altos que enfrentaba su competencia. Entonces a las pequeñas y medianas empresas les hicimos bien difícil integrarse a las cadenas de valor .

Por ello, el funcionario aseguró que ahora con el TPP se llega sobre una plataforma de reformas ya materializadas, que darían un emparejamiento "del terreno de juego" para que las Pymes tengan mayores capacidades de poder integrarse a cadenas de valor y poder competir de manera equitativa con sus contrapartes de otras economías, lo cual no se logró hacer 20 años con el TLCAN -prosiguió-, y su gran éxito sólo se ha concentrado en empresas grandes, y muy grandes, y no en las Pymes.

mfh