Grupo México, a través de su subsidiaria Infraestructura, anunció ayer una inversión de 230 millones de dólares para construir dos terminales de almacenamiento de gasolina y diésel, en Guadalajara y Monterrey, las cuales elevarán el inventario en sus zonas de influencia.

Además, está a la espera de la publicación de las primeras bases de licitación para la construcción de los siete tramos del Tren Maya.

En las terminales de almacenamiento, donde incursionan por primera ocasión, lo hacen de la mano de una filial de Valero Energy Corporation, “compañía de refinación de clase mundial”, crearán 1,200 empleos en la construcción y operación de las mismas, cuya inauguración está planteada para el 2021.

“Desde que inició este año hicimos el anuncio de que era un negocio donde nos íbamos a involucrar desde la división de infraestructura, en un plan de 12 y hasta 14 terminales a lo largo de territorio nacional, las cuales permitirán almacenar combustibles, gasolina, diésel y turbosina”, comentó el director de la empresa, Francisco Zinser.

En entrevista, comentó que en los siguiente tres y cinco años abrirán 10 terminales más “de manera lineal”, por lo que ya analizan diferentes mercados, como el Bajío.

La capacidad en Monterrey inicialmente será de 425,000 barriles y en Guadalajara 900,000 barriles.