El boom de la movilidad sostenible y la adopción de una cultura por el cuidado de la salud son una de las chispas que trasmitieron energía a la industria de la bicicleta en México, y luego de ser apabullada por la competencia desleal china, ahora resurge el Grupo Mercurio para conformar el primer clúster bicicletero 4.0 en el país, y el más grande en América Latina.

El Bici-Clúster de la empresa potosina Mercurio invirtió 500 millones de pesos para la integración de su parque industrial, que aglutina a proveedores mexicanos desde el insumo, como el acero y aluminio de Grupo Tylsa, hasta la automatización y robótica que permite el armado de rines y llantas del vehículo, y próximamente cortes con diseño.

Inyectarle un “poco de suero” a una industria tradicional en México ahora se ha traducido en plantearse la meta de producir bicicletas eléctricas y plegables que sean exportables a Norteamérica, Latinoamérica y Europa, y que se expandan en territorio mexicano como una opción de transporte de las personas y de cuidado del medio ambiente, apuesta César Ramos, director corporativo ejecutivo de Grupo Mercurio.

En entrevista con El Economista, el directivo explicó que la inauguración de su segunda planta en San Luis Potosí forma parte del plan para insertarse a la manufactura 4.0, innovar y reducir costos hasta en 40%, y tendrá la capacidad para producir hasta 800,000 unidades anuales, que representará un incremento de 60% en su operación.

Mercurio es líder en diseño, fabricación, distribución y comercialización de bicicletas de uso recreativo, de transportación y deportivo.

Destina 75% de su producción al mercado nacional, y el resto lo envía a Estados Unidos, Canadá y Latinoamérica, además de algunos países europeos.

Con los aranceles de 35% que cobra Estados Unidos a China desde mayo pasado, en donde las bicicletas forman parte de este comercio administrado, para México surge una oportunidad de convertirse en el gran partner (socio) de EU para atender el mercado de las bicicletas, pues los asiáticos desplazaron la industria mexicana con productos de bajo costo.

“Ese arancel de 35% convierte a México con el grado de integración nación en un gran partner, que pudiera surtir a la industria hacia Estados Unidos”, destacó César Ramos.

La industria de la bici crece a un ritmo de un dígito, y con 30% de participación de mercado que tiene Mercurio “hay posibilidad de crecer en México, pero hay oportunidades en el extranjero. Tenemos posición geográfica y la experiencia que tenemos en el ciclismo con más de 50 años”.

Luis Larriva, director general de Bicicletas Mercurio, afirmó que “el arancel de importación (puesto por EU a China) nos permite explorar esa oportunidad. (Pero) tenemos que integrar una proveeduría nacional y ése es el objetivo de esta clusterización. Estamos trabajando para desarrollar mayor proveeduría nacional y cadenas productivas que nos ayuden a contribuir a tener el contenido regional (50%) para exportar estos productos, a EU, Latinoamérica y Europa”.

El incremento de la conciencia de las personas por el cuidado de su salud y la transportación más ecológica son factores que están dominando las oportunidades de la industria, más allá de las cuestiones económicas. Por eso, seguirán las inversiones.

“Parte de los valores de la empresa es dejar un legado en la sociedad. Creemos fuertemente en el mercado mexicano y la proveeduría local, y el activo más fuerte es la gente. Con esta connotación, el mensaje es que vamos a seguir invirtiendo fuertemente, porque la gente lo necesita y el mercado, también”, sostuvo Luis Larriva.

[email protected]