El 10 de enero, concluye el plazo para que las organizaciones sindicales de diversas corrientes reciban los amparos, individuales y colectivos que promueven entre trabajadores en contra de la reforma laboral, promulgada en noviembre. Este amparo es avalado por organizaciones como la Unión Nacional de Trabajadores, el Frente Auténtico del Trabajo, la Asociación Nacional de Abogados Democráticos, la Unión de Juristas de México, el Sindicato Mexicano de Electricistas, la Confederación Regional Obrera Mexicana, el congreso nacional de bases, el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical, entre otros.

De acuerdo con esas organizaciones, las cuales tomaron dicha decisión de ampararse luego de la Convención Nacional Sindical, insistieron en que la reforma laboral profundizará todavía más el trabajo precario en todas sus dimensiones y abaratará la mano de obra en beneficio único de los patrones. Debido a ello, presentaron formatos de amparo para sindicalizados del apartado A (particulares) y apartado B (burócratas), además de promover amparos individuales para cada caso.

El Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) informó que con esta acción se pretende acreditar en el plano legal la inconstitucionalidad de la reforma . En ese sentido, el STRM ha implementado una estrategia para interponer la demanda colectiva de amparo indirecto en la que están involucrados todos los compañeros activos de Telmex, CTBR, LIMSA y Tecmarketing.

En este mismo tenor, el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social se sumó al amparo colectivo pese a que cuenta con un Contrato Colectivo de Trabajo de más de 60 años y no tiene afectación directa; sin embargo, consideraron que sumarse a este amparo demuestra que no convalidamos los cambios en la Ley Federal del Trabajo .

El SNTSS sostuvo que los derechos laborales de los trabajadores del IMSS no están en riesgo.

[email protected]