Las autoridades fiscales internacionales reciben al nuevo año con los brazos abiertos después de que la compañía matriz de Google, Alphabet, haya anunciado este miércoles 1 de enero que dejará de usar las técnicas conocidas como "doble irlandés y sándwich holandés", que permiten a las compañías eludir en buena parte el pago de impuestos. 

Tal y como informa Reuters, estas técnicas han permitido al gigante tecnológico retrasar el pago de impuestos estadounidenses sobre las ganancias internacionales durante años, así como pagar una tasa impositiva más baja en el extranjero. Se cree que permitió a las compañías estadounidenses reducir sus facturas de impuestos en cientos de miles de millones de dólares.

Un portavoz de Google ha confirmado que la compañía eliminaría la estructura de licencias de propiedad intelectual, mediante la cual las ganancias internacionales se canalizan a través de Irlanda y hacia los paraísos fiscales del Caribe, colocándolos fuera del alcance de las autoridades fiscales de los Estados Unidos

El punto y final a estas técnicas permitirá a Google alinearse con los esfuerzos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para limitar la evasión fiscal internacional.

Se estima que, a finales de 2017, algunas de las compañías más rentables de Estados Unidos, incluida Apple, la más grande por capitalización de mercado, habían dejado de pagar más de 1,000 millones de dólares en el extranjero utilizando el la técnica del "doble irlandés", derivando millones de dólares a compañías fantasma. 

Empresas como Google, Cisco, Pfizer, Merck, Coca-Cola y Facebook evitaron una tasa impositiva corporativa del 35% en Estados Unidos, que ahora ha sido recortada por el presidente de Estados Unidos Donald Trump.

Durante más de una década, las leyes tributarias holandesas, irlandesas y estadounidenses permitieron a Google, además de a otras grandes tecnológicas, disfrutar de una tasa impositiva efectiva en un solo dígito sobre las ganancias no estadounidenses, estimada en alrededor de una cuarta parte de la tasa impositiva promedio en los mercados extranjeros.

Los documentos analizados por Reuters muestran que, en 2018, Google movió 21,800 millones de euros (24,500 millones de dólares) a través de su holding holandés a Bermudas, frente a los 19,900 millones de euros en 2017.

La técnica del "doble irlandés" funciona, a grandes rasgos, a través de la creación de una filial con sede en Irlanda y otra con sede en un territorio de escasa tributación (esta última es la propietaria de los derechos intelectuales). La matriz irlandesa es la que se encarga de comercializar los productos de la compañía y de recibir ingresos de todo el mundo, pero paga cantidades altísimas a la empresa situada en el paraíso fiscal por el uso de los derechos intelectuales, por lo que los beneficios declarados en Irlanda son escasos. Empresas como Google, pero también otras como Facebook, Uber o Netflix suelen utilizar este tipo de herramientas para eludir el pago de impuestos.