La Secretaría Especial de Comunicación Social de la Presidencia de Brasil dijo, por medio de una nota enviada a la prensa, que el gobierno preservará la política de precios de Petrobras.

“Las medidas anunciadas por el gobierno para garantizar la previsibilidad del precio del diesel, que tuvo su valor reducido al consumidor, preservaron y continuaremos preservando, la política de precios de Petrobras”, informó la nota.

La declaración se produjo un día después de que Temer anunciara que estaba considerando una revisión a la política de precios de combustibles, basada en el mercado de Petrobras, lo que podría provocar más huidas de inversionistas.

Con esa declaración, Temer admitió lo que había sido negado desde el inicio de la huelga de los camioneros, “es posible una revisión de la política de precios de combustible por Petrobras”.

La declaración de Temer confrontó la posición de Pedro Parente, presidente ejecutivo de la petrolera, que insistió hace 10 días en que la política de precios no se alteraría.

Afirmó además que el gobierno tiene compromiso con la salud financiera de Petrobras, “empresa que ha sido recuperada de la grave crisis en los últimos dos años por la gestión de Pedro Parente”.

El ministro de Gobierno, Eliseu Padilha, garantizó en un mensaje enviado a Valor Económico, que el gobierno mantendrá la política de precios de Petrobras.

Petroleros inician huelga

Trabajadores petroleros iniciaron el miércoles una huelga de 72 horas en un nuevo golpe al gobierno, tras una protesta nacional de camioneros que ha estrangulado a la nación por más de una semana.

La paralización es el último desafío para Petrobras, cuyas acciones se han desplomado casi 30% desde el 16 de mayo en medio de temores de que una interferencia política pueda hacer retroceder medidas pro inversionistas.

La huelga de los trabajadores petroleros fue declarada ilegal el martes por la máxima corte laboral de Brasil.

La Federación Única de los Petroleros, el mayor sindicato de los petroleros en Brasil, señaló más temprano que no había sido informada de la decisión de la corte y que planeaba realizar la huelga.

Según los sindicatos, trabajadores en al menos 20 plataformas de la cuenca de Campos se unieron a la huelga.

Petrobras había afirmado que una acción de ese tipo no tendrá un gran impacto inmediato en su producción u operaciones en general.

Sin embargo, la huelga planeada aumentaba la probabilidad de que los paros y protestas se propaguen a otros sectores.

Sindicatos que representan a los trabajadores petroleros dijeron que exigen la renuncia de Pedro Parente. También quieren que se reviertan cambios de precios basados en el mercado y otras políticas adoptadas por Petrobras desde que Temer asumió el poder en el 2016.

La huelga de 10 días de los camioneros contra alzas en el precio del diesel vació las carreteras y provocó escasez de alimentos, gasolinas y suministros médicos en grandes ciudades, pese a un alivio significativo el martes por la noche.

Funcionarios advirtieron que tomará días restaurar las líneas de suministro interrumpidas por la huelga que en su momento más álgido mantuvo 1,000 bloqueos carreteros en autopistas clave en Brasil. (Con información de Reuters)