La secretaria de Energía Rocío Nahle explicó en la XXXI Reunión de Embajadores y Cónsules que de 80 equipos críticos que serán necesarios para el funcionamiento de la nueva refinería de Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco, se han asignado 78 y se construyen en Singapur, Turquía, India, Estados Unidos y en múltiples patios industriales de todo el país.

“Estamos haciendo la compra temprana, porque estos equipos críticos tardan a veces hasta 15 meses en su construcción. Vamos a ir, la gente de Pemex o de la Secretaría de Energía a la supervisión de la construcción de los equipos en los diferentes lugares del mundo”, dijo la funcionaria, “tenemos que ir a supervisar que el material esté correcto, que los trabajos se hagan en tiempo y forma, estamos dando los pagos anticipados y queremos que estos pagos se vean reflejados en trabajo”.

La construcción de la refinería arrancó el 1 de junio del año pasado, explicó Nahle, y el gobierno se ha impuesto un plazo de tres años para que arranque operaciones.

En el terreno en que se ubica la construcción de este nuevo centro refinador se cuenta ya con la terminal marítima y petrolífera más grande que tiene Petróleos Mexicanos (Pemex) en el país y ahí ya hay tanques de almacenamiento y muelles donde actualmente llegan los materiales para su descarga.

“A Dos Bocas llega un millón de barriles de crudo diario, ahí tenemos la materia prima por lo que nada más falta la refinería”, aseguró Rocío Nahle.

En tanto, se llevan a cabo trabajos de preparación del sitio y se contrató ya una plataforma mediante una licitación en que la empresa Van Oord de origen holandés, que hizo las islas en Dubai, es la que hace el relleno del sitio. Actualmente se lleva a cabo la draga más grande del mundo en Dos Bocas, en que se está reubicando material del mar para que el canal de navegación de esta refinería sea más profundo y permita la entrada de barcos de mayor calado, mientras que la tierra se utilizará para nivelar el terreno de la refinería que estará a 2.85 metros sobre el nivel del mar, mientras que la terminal está a 2.50 metros sobre el nivel del mar.

El sistema de dragado que se lleva a cabo, y que según Nahle, nunca se había hecho en México, consiste en llevar la arena del mar al sitio que se prepara para la construcción de la refinería y mediante un sistema de bombeo se devuelve el agua al Golfo de México de forma completamente sustentable.

México importa 70% de las gasolinas que se consumen por lo que la titular de Energía destacó la importancia de continuar a paso acelerado con la construcción de esta obra, dado que conflictos internacionales, como el que actualmente se suscita en Medio Oriente, llevan al alza los precios internacionales de las gasolinas y al no contar con autosuficiencia, los consumidores mexicanos se encuentran en una situación de vulnerabilidad.

[email protected]

kg