El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) finiquitó el viernes el contrato de mayor monto del cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), el relacionado con la construcción del edificio terminal que celebró con Consorcio Terminal Valle México por 84,828.6 millones de pesos, que representaba 45% del total contratado para todo el proyecto.

Las partes acordaron acogerse al medio alternativo de solución de controversias, de conformidad con lo previsto en los ordenamientos jurídicos vigentes, que permitieron la conciliación de las tres demandas presentadas por el consorcio constructor.

“En el acuerdo se establece que el monto de finiquito del principal contrato del NAIM será de 14,220 millones de pesos, equivalentes a 16.7% de lo que hubiera costado el edificio principal. De esta cifra, ya se han pagado, al día de hoy, 7,165 millones de pesos. La cifra de finiquito es congruente con el avance de obra, que a la fecha de suspensión era de sólo 5.26%”, explicó en un comunicado la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

De acuerdo con la dependencia, dicho proceso conciliatorio, concluido en siete meses, tuvo el acompañamiento de la Secretaría de la Función Pública para revisar, en todo momento, la actuación de las personas servidoras públicas involucradas.

El contrato del edificio terminal era uno de los 58 que aún faltaba por cerrar (de un total de 692), como afirmó el titular del GACM, Gerardo Ferrando, hace un par de semanas y que corresponden a trabajos a realizar por montos superiores a 1,000 millones de pesos.

Según su estimación, los finiquitos restantes estarán resueltos en los siguientes 15 días porque las negociaciones ya estaban “muy avanzadas”.

Como parte del finiquito del viernes pasado, el GACM recibirá del consorcio constructora “una importante cantidad de materiales, equipos y bienes. Un ejemplo son las 94,647 toneladas de acero estructural, cuyo valor se estima en 2,440 millones de pesos” que se podría usar para el desarrollo del aeropuerto de la base militar de Santa Lucía.

Seguirá por 19 años pago de bonos

Como parte del proceso de la cancelación del NAIM, el 2 de diciembre del 2018, el Consejo de Administración del GACM instruyó a su titular para que lanzara, en coordinación con la Secretaría de Hacienda, una oferta de recompra por 1,800 millones de dólares de los bonos emitidos para financiar el proyecto.

En un informe sobre dicho proceso, se detalla que 18 días después se logró el consentimiento de los tenedores de bonos para modificar las condiciones de los créditos y se había acordado la recompra, pagando los intereses pactados en la oferta original.

El documento presentado por el titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú, refiere que “la modificación de convenios y acuerdos previos incluyó el compromiso de pago de intereses y una recompra anual de 200 millones de dólares de los bonos garantizados por la tarifa de uso aeroportuario del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para lograr el pago total de la deuda en 19 años, así como la desvinculación del proyecto del nuevo aeropuerto como fuente de pago futuro de la deuda contraída”.

Los pendientes

A diciembre del 2018, éstos eran los contratos de algunas de las obras más relevantes que deben ser finiquitados:

  • Pista 2, monto del contrato: 8,689.6 millones de pesos. Avance físico: 69.75%
  • Pista 3, monto del contrato: 8,328.7 millones de pesos. Avance físico: 52.85%
  • Centro intermodal de transporte terrestre, monto del contrato: 6,498.4: Avance físico: 0.01%
  • Edificio de la torre de control de tráfico aéreo, monto del contrato: 1,242.1 millones de pesos. Avance físico: 40.30%

Supervisarán contratos bajo APP

SCT licitará servicios de vigilancia de conservación carretera

La “falta de disponibilidad de recursos humanos y personal técnico que auxilie a la Dirección General de Conservación de Carreteras”, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), para el control y seguimiento a detalle de los 10 contratos de conservación de carreteras, que en total ronda 20,000 millones de pesos bajo la modalidad de Asociación Público Privada (APP) que se otorgaron en la segunda mitad de la anterior administración, obligó a licitar dichos servicios.

La dependencia, que de ser necesario realizará las sanciones correspondientes, dividió las tareas en tres regiones (sur, centro y norte), e inició el concurso por invitación. En todos los casos el fallo está previsto para el próximo 31 de julio.

Los montos de los contratos de conservación carretera a monitorear van de 1,419 a 3,478 millones de pesos, y tienen una duración de 10 años. Entre las tareas que deberá realizar la firma elegida está comprobar que la condición física de todos los segmentos reportados por el gerente supervisor se ajusta a las condiciones reales establecidas en los estándares del acuerdo.

Algunas de las constructoras que se encargan de dichas tareas son: ICA (Texcoco-Zacatepec), Mota-Engil (Coatzacoalcos-Villahermosa), Prodemex (Matehuala-Saltillo), IDINSA (Arriaga-Tapachula), Calzada Construcciones (Campeche-Mérida) y La Peninsular (Querétaro-San Luis Potosí).

En el proyecto de nación 2018-2024 había una mención a la revisión que se podría hacer a la modalidad de conservación carretera que por primera ocasión se hace en México bajo la Ley de Asociaciones Público Privadas.

El periodo de ejecución de los trabajos tendrá una duración de 153 días naturales, comprendidos del 1 de agosto del 2019 al 31 de diciembre del 2019. (Alejandro de la Rosa)

[email protected]