Ante el nuevo panorama del mercado laboral, en donde 12 millones de personas dejaron de percibir un ingreso en abril, es indispensable que el gobierno federal impulse la transformación del sistema laboral, afirman analistas.

“Los cambios estructurales para superar los modelos basados en contratos temporales, en evasión de pagos a la seguridad social, en bajos salarios siguen pendientes. Porque no hay programa social que sustituya al trabajo como puerta para salir de la pobreza”, dijo Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de “Frente a la Pobreza”.

Tras reconocer que el nuevo escenario representa un reto, Gómez Hermosillo sostuvo que se debe mantener la política recuperación del ingreso de los trabajadores y emprender de inmediato las reformas necesarias para reconstruir en México un sistema universal de protección social.

Entrevistado por separado, Jorge Sales Boyoli, socio fundador del Bufete Sales Boyoli, sostuvo que hay una errónea interpretación de los datos que presentó el lunes el Instituto Nacional de Geografía y Estadística, “es una encuesta atípica, y no hay 12 millones de desempleados, lo que hay son personas que no cuentan con un ingreso”.

No obstante, admitió que tener población sin ingresos y una desocupación que supera los dos millones de trabajadores configura un panorama preocupante que demanda la atención del gobierno y de los empleadores para encontrar fórmulas que permitan recuperar el mercado laboral.

Si una persona empieza a buscar trabajo, entonces “se considera que está dentro de la Población Económicamente Activa; y se debe tener en cuenta que la tasa de desempleo, no es un indicador directo de bienestar, es decir, el nivel de desempleo o desocupación no tiene correlación con bienestar de las personas, lo único que muestra es un desequilibrio del mercado laboral”.

[email protected]