La inflación acumula casi 42% en el año y los productos para las fiestas de fin de año llegaron con subas del 65% según mediciones privadas. Por eso ya se negocia, en paralelo con las nuevas canastas para 2022, una canasta navideña y también precios especiales para algunos cortes de carne.

Un relevamiento a cargo de Consumidores Libres, que dirige Héctor Polino, detalló que el precio de 24 productos seleccionados de la llamada "Canasta Navideña" tuvo un aumento del 64.64 % respecto al año 2020.

La medición en supermercados de la ciudad de Buenos Aires mostró que las canastas armadas que ofrecen las grandes cadenas de supermercados tienen precios que registran aumentos que van desde 33.36% al 80.08% con relación al año 2020.

Mientras se negocia con las alimenticias el nuevo acuerdo de precios para después del 7 de enero, y luego de ver los cruces que la medida generó con las alimenticias, y los inconvenientes con mayoristas y minoristas, ahora habla de "precios consensuados", que incluirán incrementos en los valores pautados.

Afirman que no les es rentable contar con esta mercadería ya que los mayoristas, sus proveedores, se los venden al valor que figura en los listados oficiales, que es el mismo al que ellos luego los tendrían que poner en sus góndolas.

Desde la secretaría de Comercio que dirige Roberto Feletti buscan cerrar una canasta navideña que incluirá, entre otros productos, pan dulce, budines, turrones y sidra.

Uno de los productos que más aumentó en la canasta de Consumidores libres es el asado, que pasó de $ 430 a $ 810 por kilo (4.26 a 8.02 dólares) en un año, una suba de 88% en un año. Por eso para las parrillas de fin de año, el Gobierno busca garantizar una canasta de aproximadamente seis cortes de carne con precios accesibles, entre los que figuren el asado y el vacío.

El ministerio de Agricultura que dirige Julián Domínguez apunta a que se liberen unas 20,000 toneladas de carne a partir del 15 de diciembre para garantizar el abastecimiento y precio de esos cortes de cara a las reuniones familiares de fin de año. Las dos medidas están enmarcadas en las negociaciones para generar acuerdos con alimenticias, productores y los puntos de venta para 2022, tanto para alimentos envasados como los frescos.

En su última medición de la CBA, el Instituto Nacional de Estadística y Censos marcó que se necesitan 30,925 pesos argentinos (306 dólares) para que una familia tipo no pase a ser considerada indigente. El costo de la canasta aumentó 3% en octubre y marcó una suba interanual del 49.3%, mientras que la Canasta Básica Total (CBT) que mide el límite de la pobreza, se incrementó 45% en doce meses.