El presidente argentino, Alberto Fernández, enviará al Congreso durante el periodo de extraordinarias un proyecto de ley que establece un nuevo marco normativo para el sector de hidrocarburos, convencionales y no convencionales. Así lo aseguraron desde el Ministerio de Desarrollo Productivo.

“La norma dará certezas para generar inversiones que permitan incrementar la producción de gas y petróleo, desarrollar una cadena productiva, impulsar la creación de puestos de trabajo e impulsar las exportaciones”, agregaron fuentes de esa cartera.

El proyecto se elaboró a partir del diálogo con todos los actores del sector y abarca a los distintos segmentos de la actividad: la producción no convencional y la convencional, el off shore y la recuperación secundaria y terciaria.

Horas antes, Fernández, un peronista de centroizquierda que asumió la Presidencia a inicios de diciembre, había mantenido una reunión con los directivos de las principales compañías energéticas con inversiones en el país, junto al presidente de la petrolera estatal YPF, Guillermo Nielsen.

Fernández “dijo que va a enviar un proyecto de ley que va a establecer un marco normativo que le dé certeza a la explotación de hidrocarburos convencionales y no convencionales”, señaló a Reuters un vocero, que no dio detalles del contenido del proyecto.

Según la agencia estatal de noticias Télam, el presidente argentino dijo a los directivos de las empresas —entre ellas ExxonMobil y Pan American Energy— que el proyecto sería presentado en breve y tratado en sesiones extraordinarias legislativas en febrero.

En la reunión, Fernández pidió a los ejecutivos de las principales petroleras del país que acompañen y “pongan el hombro” ante la recesión. Al salir de la reunión en Casa Rosada, el mandatario sostuvo que mantendrá congelados los precios de los combustibles “hasta tanto el sector acerque una propuesta lógica que será evaluada. Les explique el porqué del freno al aumento y el efecto psicológico que tiene sobre los precios”, dijo el presidente.

Fuentes al tanto del encuentro afirmaron que Fernández hizo mucho hincapié en la ley de Vaca Muerta.

“El mensaje central fue que se tratará el blindaje que preparó Guillermo Nielsen (actual presidente de YPF), lo que es una buena noticia porque pone al sector petrolero como prioritario”, comentaron.

A cambio, pidió el acompañamiento para ser pacientes ante la crisis macroeconómica y el congelamiento de los combustibles.

El jefe de Estado estuvo acompañado por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el secretario de Energía, Sergio Lanziani, y el propio Nielsen, quien el 30 de diciembre iba a aumentar 5% la nafta, pero tuvo que volver atrás tras el pedido de Presidencia.

Después de la entrevista que concedió al periodista Horacio Verbitsky, en la que cuestionó el papel preponderante que ocupa Vaca Muerta en la agenda energética y coincidió con su entrevistador en apuntar los cañones hacia la recuperación secundaria y terciaria en cuencas convencionales, Fernández aclaró que la Cuenca Neuquina es estratégica y clave para Argentina. Además de YPF, que también mandó a su director Arturo Giovenco, estuvieron presentes ejecutivos de Pan American Energy, Tecpetrol, Vista Oil & Gas, ExxonMobil, Shell y Chevron. (Con información de Reuters)