De los 700,000 millones de pesos en compras que realiza el gobierno federal se pierden entre 10 y 14% por malas prácticas, tan sólo por colusión se estima que podrían generarse ahorros de 25% para el país, coincidieron el presidente de la Comisión Federal de Competencia (CFC), Eduardo Pérez Motta, y la subsecretaria de la Función Pública, Elizabeth Yáñez Robles.

En el marco del Día de la Competencia 2012, Pérez Motta explicó que ya se registran avances, como el caso concreto del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) -entidad donde se presentan con mayor frecuencia estas prácticas-, cuyos ahorros en cinco años ascienden a 45,000 millones de pesos en las licitaciones vinculadas con medicamentos.

Sin embargo, muchos mexicanos, sobre todo los de bajos recursos destinan 30% de su gasto promedio para comprar productos en donde se dan malas prácticas como: colusión, corrupción o ?cohecho, cuya consecuencia es que existan precios en el mercado 40% por arriba en productos como tortilla, carne o leche. Hay una buena cantidad de productos que golpean a los más pobres , indicó el Presidente de la CFC.

Al evento asistió John Davies, titular de la División de Competencia de la OCDE, quien informó que las compras de los países miembros representan 20% del PIB y se tiene identificado que el cohecho representa aproximadamente 10 por ciento.

Todo ello, explicó Pérez Motta, son actos que no sólo atentan contra la competitividad del país, sino que impiden que se realicen contrataciones eficientes y para disminuir esta situación hay interés de que se firmen nuevos acuerdos con el ISSSTE, los gobiernos de Guerrero y Zacatecas y un municipio de Oaxaca.

Cabe recordar que en el IMSS se multaron a seis empresas por un monto de 150 millones de pesos por colusión, monto que es menor si se considera, según el director del IMSS, Daniel Karam, que el daño fue por 500 millones de pesos.

MEJOR PRECIO EN AEROLÍNEAS

Por otro lado, mencionó que es indispensable que se tomen acciones para mejorar los precios en el sector aéreo y una de ellas es que haya una mejor distribución de los slots (horarios de aterrizaje y despegue), pues hay una concentración en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Dado que está próxima la presentación de la política aeronáutica por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Pérez Motta sostuvo que estarán atentos del documento, pues hay aspectos que tienen que considerarse –además de los slots, como venta de turbosina, que no sólo sea a través de Aeropuertos y Servicios Auxiliares.

[email protected]