El mayor obstáculo que enfrenta la economía mexicana es la gobernanza, indicaron los especialistas del sector privado consultados por el Banco de México (Banxico).

De acuerdo con la Encuesta sobre la Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado de junio, la cual se aplica a 34 grupos de análisis, 48% de los encuestados señaló a la gobernanza como uno de los factores que puede obstaculizar el crecimiento económico. Dentro de este concepto, lo más preocupante para los encuestados fue la incertidumbre sobre la política interna así como por los problemas de impunidad en México.

De esta manera, el factor de gobernanza hiló cuatro meses posicionándose como el principal obstáculo para la expansión de la economía mexicana.

Después de la gobernanza, 25% de las respuestas apuntó a las condiciones externas como otro factor que puede obstaculizar la actividad económica. Dentro de éste, destacaron los factores coyunturales (política sobre comercio exterior) así como la incertidumbre cambiaria. Después, siguieron las condiciones económicas internas, con 8%, y la inflación y política monetaria, con 4 por ciento. A diferencia de mayo, en junio ningún especialista señaló a las finanzas públicas como un obstáculo para el crecimiento.

Asimismo, evaluaron a la gobernanza con 5.6 en una escala del uno al siete de qué tanto podría limitar el crecimiento; seguido de las finanzas públicas con 4.7; las condiciones externas con 4.3, y las económicas internas, la inflación y política monetaria empatadas con 4.2.

Estimación de inflación, al alza

Por otro lado, los analistas privados revisaron al alza su estimación para la inflación al cierre de este año de 3.92%, estimada en la encuesta de mayo a 4.06 por ciento. Con ello, los precios al consumidor si bien bajarían en comparación al cierre del año pasado, se encontrarán por arriba del objetivo del Banxico de 3% +/- 1 punto porcentual.

Respecto a la estimación del 2019, los especialistas consultados realizaron un ligero ajuste al alza al pasar de 3.63 a 3.65 por ciento.

En lo que se refiere a la inflación subyacente —en la cual se eliminan los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles— prevén cierre del año en 3.59%, mientras que para el 2019 la ubican en 3.41 por ciento.

Cabe destacar que en mayo la inflación continuó con su tendencia descendente, aunque a un menor ritmo, y se ubicó en 4.51% anual, con lo cual logró su quinto mes consecutivo de desaceleraciones. Por su parte, la inflación subyacente se ubicó en 3.69 por ciento.

Por otro lado, modificaron ligeramente al alza su estimación del Producto Interno Bruto para este año, al pasarlo de 2.26 a 2.29%; sin embargo, para el 2019 la modificaron de 2.34 a 2.24 por ciento.

También cambiaron su estimación sobre el peso frente al dólar para el cierre del año. En mayo, estimaron que llegaría a 19.02 pesos por dólar, mientras que ahora lo ven en 19.62 pesos al cierre de este año, mientras que para el siguiente ven factible una cotización de 19.38 desde 18.72 de la encuesta previa.