La reforma energética aprobada en México podría atraer el interés de gigantes del sector, como la empresa británica BP, la suiza Weatherford, la alemana Siemens, y las de Estados Unidos: Schlumberger, ExxonMobil, Halliburton, Kinder Morgan y Chevron, anticipó el Deutsche Bank.

En un análisis difundido entre sus inversionistas, incluye los nombres de clave para participar de los cambios estructurales en el sector a sociedades que cotizan en México, como Alfa, Mexichem, Alpek, Cemex, Grupo México y IEnova.

No obstante, advierte que hay que tomar con reservas los cambios y esperar a la regulación secundaria y su aplicación, pues dada la experiencia que han tenido con reformas estructurales, existen los riesgos de que resulte imposible echarla a andar .

Advierte en un análisis dirigido a sus clientes que el truco que puede traer consigo la agenda de reformas es que las empresas serán muy dependientes de la salud financiera de México, de las paraestatales, que hasta ahora están operando el sector energético, de reglas arbitrarias y cambios de humor .

Las buenas

En el análisis, emitido desde Nueva York, advierten que con la reforma tal cual se encuentra, se han dado pasos importantes para romper los paradigmas perennes, permitiendo a las empresas participar como nunca antes en tres áreas clave: petróleo y gas, aguas profundas y de electricidad .

Esto de por sí despejaría el camino para un crecimiento rápido y sostenido , pero destaca que tendrán que estar muy atentos para identificar el mejor momento y contexto secular, para jugar .

Sí permitirá a las empresas privadas participar como nunca antes en tres áreas clave: petróleo y gas, aguas profundas y electricidad. El principal reto para los participantes será equilibrar el atractivo de amplias posibilidades de negocio con las relaciones de largo plazo con el gobierno , dice.

Gasto limitaría recuperación

A 24 horas de difundir sus pronósticos revisados de crecimiento económico, el Deutsche Bank advierte que entre los principales riesgos para el despegue previsto para México están precisamente la imposibilidad de echarla a andar -la reforma energética- o bien, el fracaso del gobierno para cumplir con los programas de gasto público .

Sin dar un pronóstico de crecimiento puntual, observó que en caso de presentarse la aplicación de la reforma energética sin problemas, el impacto en crecimiento del PIB se registrará hasta el 2015.

[email protected]