La generación de empleos en el 2020 continuará un ritmo lento, debido a las bajas expectativas que existen para la economía mexicana, prevé Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“El año 2019 vamos a tener un crecimiento pobre, no distinto al que se va a dar en América Latina. Nosotros vamos a llegar a 0.7% del PIB, y se pronostica que América Latina va a estar en 0.7 por ciento. Vamos a estar un poco igual que nuestros vecinos.

“Ésa no es una buena noticia para México, porque ‘mal de muchos no es consuelo’. Yo creo que va a ser pobre el desarrollo de empleo. Pero creo que el próximo año vamos a tener un mejor desempeño, tampoco el que necesitamos, pero mejor”, comentó Salazar Lomelín, cuestionado por El Economista.

Esta ligera mejoría en la generación de empleos para el siguiente año pronosticada por el CCE es similar a las expectativas de analistas encuestados por el Banco de México (Banxico), a las estimaciones del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, e incluso las del mismo Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS).

Mes con mes, Banxico ha bajado su expectativa de nuevos puestos de trabajos registrados ante el IMSS para el 2020. De acuerdo con la Encuesta de Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado de agosto, los analistas estiman que el siguiente año se generarán 491,000 empleos, 25,000 menos a los que previeron en julio. Mientras que el 2019 cerrará con 419,000 nuevas plazas.

El CEFP estima que en el 2020 se generarán 521,000 puestos de trabajo, en contraste con los 457,000 con los que cerrará el 2019, según el estudio “Evolución y Perspectiva Trabajadores Cotizantes al IMSS, 2019 y 2020”, del órgano de la Cámara de Diputados.

“Se continuarán generando empleos formales, aunque con una dinámica menor”, detalló el CEFP.

En tanto, el IMSS pronosticó que para el siguiente año el número de nuevos asegurados será de 508,954, lo que implicará un crecimiento anual de 2.47% en el registro de nuevos puestos de trabajo. Sin embargo, este incremento será menor al que prevé la institución para el cierre de este año, en el que se habrá creado 526,079 empleos.

La baja generación de empleo no es lo único que debería preocuparnos. Carlos Salazar Lomelín aseguró que también hay que prestar atención en la creación de puestos precarios, los cuales han incrementado. “Me preocupa también que el empleo que se está creando no tiene los mejores salarios”, dijo el presidente del CCE.

El líder empresarial afirmó que el incremento al salario mínimo del pasado diciembre es un gran avance en la mejoría de las condiciones de los trabajadores, pero un aumento más será bueno.

“Nosotros debemos trabajar para incrementar el paso adquisitivo para la población”, concluyó el dirigente empresarial.

[email protected]