En el México del 2019 la economía continúa generando empleos formales, pero cada mes que transcurre esto sucede a una menor velocidad. En mayo pasado, el número de nuevas plazas laborales dadas de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se hundió 88.2% a 3,983 puestos de trabajo, lo que hace a éste el peor mayo desde el del 2015, cuando se perdieron 7,455 empleos.

Con esto, la masa de empleo formal del país creció en el quinto mes del año 2.4% a 20 millones 382,910 trabajadores afiliados en el IMSS. Se trata de la menor tasa de crecimiento desde marzo del 2010 (2.1%) y mayo fue el décimo mes al hilo con la tasa desacelerándose.

Sin embargo, el IMSS matizó y refirió que “la tasa de crecimiento de 2.4% duplica la tasa de crecimiento del PIB registrado durante el primer trimestre del 2019”.

En el reporte mensual el IMSS detalló que hubo una disminución de 36,681 empleos eventuales, frente a una creación de 40,664 empleos permanentes, “comportamiento explicado principalmente por efectos cíclicos”.

Dicho comportamiento “atribuido a efectos cíclicos es una muestra de que la desaceleración ya tocó al mercado laboral y sobre todo al mercado laboral formal, prácticamente es nulo el crecimiento en la generación de empleo”, afirmó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico AC.

El IMSS informó que la creación de puestos de trabajo formales llegó a 303,545 plazas en los primeros cinco meses del año, cifra 20.79% superior al promedio de los mismos meses en las últimas tres administraciones (251,288).

El número de altas laborales en lo que va del año es 38% inferior al observado en el periodo enero-mayo del 2018, aunque también 3.6% superior al del lapso paralelo del 2013, el primer año del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Débil arranque sexenal

Los sectores de la economía que lastraron la generación de empleo fueron la industria extractiva, con una nómina que se contrajo 3.4%; seguida de la construcción (-2.1%); en tanto, las plantillas de las áreas de servicios sociales y comunales y la industria eléctrica crecieron poco más de 1 por ciento.

Cabe señalar que en su reporte del primer trimestre el Banco de México informó que “en congruencia con la modificación a las perspectivas de crecimiento y con el menor dinamismo observado en la creación de puestos de trabajo registrados en el IMSS, la expectativa para el crecimiento para el 2019 se revisa de un intervalo de entre 620 y 720,000 a uno de entre 530 y 630,000”.

En breve entrevista, la secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa Alcalde Luján, refirió que este gobierno está trabajando con grupos económicos que no tenían oportunidades, a través de los programas sociales como: Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro, y “esos datos no se registran de manera tradicional”. “Es la apuesta de este gobierno, que la gente pueda encontrar alternativas cerca de donde vive. Tenemos enormes retos en materia laboral, sin duda, pero me parece que vamos caminando”, apuntó.

Analistas pronosticaron que el cierre de año estará por debajo de lo previsto, “el ciclo de la economía va a la baja y esta desaceleración es muy marcada, la siguiente consecuencia es el debilitamiento del consumo”, detalló De la Cruz.

Añadió que hay dos elementos muy claros: una desaceleración global que en México comenzó antes y se ha exacerbado por factores internos y la austeridad del gasto público, que conduce a menor inversión pública, y “esto impacta en las empresas y regiones que dependen de ella”.

[email protected]