Entre las tendencias de consumo más populares para el 2018 está que la tecnología se vuelva más humana, esto es, los consumidores esperan que las interacciones tecnológicas sean controladas cada vez más por la entonación, la expresión facial y el lenguaje corporal.

De acuerdo con la séptima edición del informe anual Las 10 tendencias de consumo más populares para el 2018 y los años siguientes, elaborado por Ericsson ConsumerLab, los auriculares se convertirán en un accesorio 24/7, incluso al dormir; 51% de los usuarios de Realidad Aumentada/Realidad Virtual creen que la inteligencia artificial hará que los anuncios no se distingan de los productos reales.

Según dicho informe, el lenguaje corporal, la expresión facial y la entonación aumentarán la voz y el tacto para controlar la interacción del consumidor con los dispositivos tecnológicos, facilitando la adaptación en un ritmo de cambio tecnológico cada vez mayor.

Adicionalmente, más de la mitad de los usuarios actuales de asistentes por voz inteligentes creen que utilizarán el lenguaje corporal, la expresión, la entonación y el tacto para interactuar con dispositivos tecnológicos como si fueran humanos. Dos de tres piensan que esto sucederá en sólo tres años.

A 63% de los consumidores le gustaría auriculares que traduzcan idiomas en tiempo real, 52% quiere bloquear el ronquido de un miembro de la familia, 30% consideró que la nueva tecnología hace que sea difícil mantener sus habilidades al día, pero también los convierte en expertos instantáneos. Asimismo, 46% dijo que Internet les permite aprender y olvidar habilidades más rápido que nunca.

En tanto que, la mitad de los consumidores consideraron que la Inteligencia Artificial sería útil para verificar los datos publicados en las redes sociales, 50% cree que el no ser capaz de percibir la diferencia entre el ser humano y la máquina podría asustarlos, mientras que a 40% le asustaría un teléfono inteligente que reaccione a su estado de ánimo.

Pero si lo anterior no sorprende, resulta que 32% de los estudiantes y trabajadores no creen que necesiten de un trabajo para alcanzar una vida plena, por el contrario, alrededor de 40% indicó que les gustaría tener un robot que trabaje y perciba ingresos por ellos, lo que les daría más tiempo libre.

Una tendencia más sería las calles aéreas, esto es, 39% cree que su ciudad necesita una red de caminos para drones y vehículos voladores. Pero casi el mismo número de personas teme que un dron pueda caer sobre ellos.