General Motors informó este lunes que estaba prescindiendo temporalmente de otros 415 trabajadores en México, en momentos en que la huelga de 48,000 empleados por hora en Estados Unidos ingresa a su cuarta semana.

GM afirmó que había detenido su planta de propulsión de Ramos Arizpe, donde no se encuentran operando la línea del motor V8 y la línea de transmisión CVT.

Sin embargo, sigue fabricando motores para la instalación de ensamblaje, que sigue operando, después que la compañía anteriormente dijera que suspendía a 6,000 trabajadores en la planta mexicana de Silao.

El domingo, un funcionario de United Auto Workers (UAW) afirmó que las conversaciones habían "empeorado". Las negociaciones entre UAW y GM se retomaron este lunes por la mañana.

erp